(Brian Smrz, 2018)
24 Hours to Live ● 2018 ● Sudáfrica, China, USA ● 1h 33min
★★★★★

24 horas para vivir

Una entretenida cinta de acción en dónde sólo brilla el propio Hawke.

Aunque seguimos viendo a Ethan Hawke en grandes superproducciones como Los siete magníficos (Antoine Fuqua, 2016), o en Valerian y la ciudad de los mil planetas (Luc Besson, 2017), el actor de Texas se deja ver de vez en cuando en producciones menores, algunas de ellas llegan a España con escasa o nula publicidad, y en el caso de 24 horas para vivir (Brian Smrz, 2017) directamente desde el mercado doméstico.

Hawke apuesta por un proyecto que mezcla thriller y acción, con unos pequeños toques de ciencia ficción. Esta mezcla, a priori ya vista, de ingredientes termina cuajando en una película entretenida, pero que no deja poso alguno, es más, contiene momentos más olvidables que para el recuerdo.

El protagonista de la historia es Travis Conrad, un ex militar que trabaja para una corporación privada de seguridad que, tras morir en una misión, vuelve a la vida con tan solo 24 horas para desenmarañar una trama que acabó con su familia y que ahora pretende eliminarlo de una vez por todas a él.

Brian Smrz, más experimentado como doble de acción que como director, se encarga del que es su segundo largometraje (ya estrenó En busca de un héroe allá por el 2008, con el mismo fortunio que esta película). El director, apuesta por una trama bastante interesante, que mezcla una historia bastante sencilla, llevada por unos actores irregulares (sí, sólo brilla Hawke), pero que cumplen las pocas exigencias que se les pide.

24 horas para vivir, mezcla además un poco de ciencia ficción (nada nuevo, por cierto), todo ello aderezado con escenas de acción, hay pocas, eso sí, de factura “blockbuster”, y con pirotécnica correcta. En este aspecto, la producción, que corre a cargo del equipo de la saga John Wick, no parecen haber escatimado demasiado en demostrar que son capaces de hacer cosas entretenidas y bien hechas, con poco dinero.

Quizá 24 horas para vivir podría haber sido algo más, de contar con un reparto un poco mejor. Sin destacar a Hawke, que ya hemos comentado que es quizá quien mejor se defiende, tenemos a dos villanos con buenos personajes, pero que no llegan a transmitir lo suficiente para tomarles en serio. La presencia de Liam Cunningham siempre es de agradecer, y junto al protagonista, también merece la pena.

Es una película entretenida, que no pretende tampoco aspirar a mucho más, con un guión (del equipo de aquella S.W.A.T.: Los hombres de Harrelson (Clark Johnson, 2003)) que tiene buenos elementos, pero que patina en el reparto, sobre todo en los villanos. Se deja ver, por supuesto, pero aunque esté el nombre de Ethan Hawke, no es una garantía, de hecho ya pasó lo mismo con Getaway (Courtney Solomon, 2013).

¿Por qué no se estrenó en cines?

El anterior trabajo de Smrz tampoco consiguió estrenarse en el circuito de salas comerciales, y contaba con actores bastante conocidos. Han pasado unos 9-10 años desde entonces y el nombre del director sigue sin ser un gancho comercial. Tampoco la presencia de Hawke asegura ya que la película se estrene en salas, ha pasado en otras ocasiones. Posiblemente la historia no llamase demasiado la atención.

¿Cómo se puede ver?

Además de poder verse en alguna plataforma de VOD, la película está editada por Key2media audiovisual en formato DVD y bluray.