TwitterFacebookEmailWhatsAppFlipboard
Abominable
(Jill Culton y Todd Wilderman, 2019)
★★★★
"Una historia que nos hará pensar sobre la vida y el mundo que nos rodea."

Abominable

La directora Jill Culton se ha curtido en numerosas producciones de Hollywood, y Abominable (2019) es su segunda película como directora. En su currículum podemos encontrar títulos como Toy Story (Juguetes) (John Lasseter, 1995), Monstruos S.A. (Pete Docter y David Silverman, 2001) o Colegas en el bosque (Jill Culton, 2006). Su experiencia sin duda ha sido un punto a su favor para hacerse cargo tanto del guión como de la dirección de Abominable, una entrañable película con multitud de lecturas y temas que, parece haber pasado un tanto desapercibida.

Ni siquiera estaba en las nominaciones a los Oscar (la Academia tiró por lo fácil y premió a Pixar), pero esta Abominable es una de las cintas más interesantes del año. A pesar de lo sencillo de su trama, una niña tiene que acompañar a un pequeño yeti hasta el Everest para reunirse con su familia, la película tiene una serie de detalles que la convierten una cinta de animación muy interesante.

Culton, que se hace cargo también del guión, tiene diversos puntos sobre los que apoyar la historia. Puntos como la familia y la importancia de pasar página ante hechos trágicos, son los cimientos sobre los que se fundamenta la protagonista, una chica que aún no ha terminado de superar la pérdida de su padre. A través de su viaje tratando de sobreponerse, se topará con el gran yeti, que le sirve como compañero de aventuras y que comparte también la pérdida de su familia (aunque él si pueda encontrarla). El apoyo de ambos personajes, quizá nos podría recordar a El viaje de Arlo (Peter Sohn, 2015), en donde encontrábamos a los personajes con similares características. Un viaje que, los dos, comparten.

Abominable.

Una cinta de aventuras que además parece haberse hecho en el momento exacto. Y es que Abominable también trata un tema tan delicado como el cuidado al medio ambiente. La película nos recorre diversos rincones de China gracias a un espectacular trabajo gráfico y cromático, muy bien reflejado en la grandísima calidad de sus fondos. Y es que el color en Abominable también tiene mucha importancia. No olvidemos el sonido y la música, que también tienen mucha importancia en la historia.

La seriedad con la que trata los temas que trata (algo que ha caracterizado a DreamWorks en los últimos años) llama especialmente la atención al tratarse de una cinta más orientada hacia un público infantil. Pero no trata a los niños como meros espectadores, les hace partícipes en todo momento de la historia, proporcionándoles momentos de comedia, de drama y, por supuesto, de aventuras.

Resulta muy fácil (y se agradece) encariñarse con los personajes, ver reflejados en ellos las ansias de aventuras, de “buen rollo” que destila toda la película, a pesar de tratarse de una clásica persecución entre “villanos y buenos”.

Desde luego es una película muy recomendable. Su nivel de detalles no deja indiferente y la calidad de su técnica desde luego que tampoco queda atrás y nada tiene que envidiar a las producciones Disney (que parece que ahora todo se tiene que comparar con ellas). Lo más importante, la historia, desde luego es seria, con miga y toda muchos temas que, hoy en día, siguen vigentes.