Gone Baby Gone ● 2007 ● USA ● 1h 54min
★★★★

Adiós pequeña, adiós

Ben Affleck decide lanzarse a la dirección con este thriller, adaptación de la novela de Dennis Lehane, a quien también adaptaron Clint Eastwood (Mystic River (2003)) o Martin Scorsese (Shutter Island (2010)). El ganador del Oscar no ha elegido en vano una cinta cuya acción se desarrolla en una de las ciudades que mejor conoce, Boston. Affleck se mueve como pez en el agua en el sórdido ambiente que puebla la película.

Patrick y su novia Angela, son detectives privados. Su nuevo trabajo consiste en encontrar a la pequeña Amanda, una niña hija de una drogadicta del barrio y que lleva ya unos días desaparecida. Es una tarea dura y además la policía parece no estar muy por la labor de cooperar.

La relación entre Lehane y el cine, va más allá de esta película. Su colaboración en series como The Wire o Broadwalk Empire, le han permitido hacerse un hueco en Hollywood, que ya prepara una nueva adaptación suya, sí, con Ben Affleck también a la cabeza (Vivir de noche (Live by night, publicado hace dos años)). Lehane sabe muy bien como articular los thrillers, y en este caso repite una fórmula muy estricta, dándole un giro interesante a la historia al final.

Affleck, ha contado con la ayuda de Aaron Stockard, con quien ya trabajó anteriormente en El indomable Will Hunting (Gus Van Sant, 1997) y con quien trabajaría posteriormente en The Town. Ciudad de ladrones (Ben Affleck, 2010). Es por esto que el guión de Adiós pequeña, adiós es estrictamente sólido, no hay fisuras y la narrativa va como la seda, en una cinta prácticamente redonda. Sin duda supone una más que grata sorpresa el ver cómo Affleck se ha defendido tras las cámaras y escribiendo un guión. ¿Quizá debería replantearse su carrera cinematográfica?

El protagonismo, aunque en un principio se pensase para él, recae en su hermano Casey, que da vida a Patrick, un joven íntegro, un hombre de principios, cuyas habilidades se demuestran en el trabajo de campo, indagando entre la gente de su barrio, entre los ambientes peligrosos de Boston. Affleck realiza un personaje completo, sin dudas. Su entereza es lo que le da una auténtica personalidad dentro de la película, y dentro de la historia.

A pesar de que Adiós pequeña, adiós, no es mas que una de las 6 novelas protagonizadas por la pareja protagonista (en España se editó bajo el título Desapareció una noche), la historia no deja cabos sueltos, y se desarrolla con buen pulso narrativo. En Adiós pequeña, adiós no hay muchos momentos para la calma, pero si que hace partícipe al espectador, requisito indispensable para que un buen thriller se disfrute como es debido.

Ya no sólo el espléndido trabajo de Casey Affleck adorna la película, sino también los secundarios con los que ha contado el director. Ed Harris, Amy Madigan, Amy Ryan, Morgan Freeman o Michelle Monaghan, ayuda de forma muy efectiva a que la película resulta muy entretenida.

El director ha sabido escoger bien todos los elementos, los ha mezclado con templanza y con mucha importancia a la historia, y el resultado de su cóctel es esta primera película que ha dejado claro que Affleck podría ser mejor director que actor, y que además constata una cosa, cuando las cosas tienen buenos ingredientes, es muy complicado fallar.