Anarchy: La noche de las bestias
The Purge: Anarchy ● 2014 ● USA-Francia ● 1h 43min
”DeMonaco ha aprendido a dar lo que promete.”
★★★★★






Comparte

Ya comentamos en su estreno, que La noche de las bestias (James DeMonaco, 2013) tenía una buena premisa, pero su resultado no llegaba a las mínimas expectativas de lo que uno podría esperar. DeMonaco, artífice de la historia y de su traslación cinematográfica, tomó nota de aquello y se ha encargado de la secuela, desvirtuando absolutamente el contenido político-social que tenía la primera película.

Anarchy: La noche de las bestias (incomprensible traducción), nos vuelve a llevar de nuevo a la noche de “La purga”, en donde el crimen es legal durante unas horas. En esas fatídicas horas, coinciden una serie de personajes que tratarán de sobrevivir, no sólo a la muerte, sino a su pasado. Todo ello en las calles nocturnas de una gran ciudad.

Vaya por delante que en esta ocasión, el director no se ha ido por las ramas, y se ha aprovechado únicamente de la premisa fundamental. Se aleja totalmente de lo que podría haber sido un remiendo para la primera película, y se decanta finalmente por una cinta de acción-intriga, con escasas dotes imaginativas. DeMonaco no ha hecho nada más que seguir dándole al público lo que quiere.

Sin contar con un reparto conocido (nos sonará el rostro de Frank Grillo (Capitán América: El soldado de invierno (Anthony Russo y Joe Russo, 2014), posiblemente), la película simplemente entretiene, y le ha servido a DeMonaco para dar lo que promete, algo que no le pasó con La noche de las bestias, en donde su interesante historia, quedó eclipsada por una cinta bastante sosa y casi algo convencional.

A nivel visual, esta nueva entrega de una ¿saga? cumple, no hay porqué echarla en cara mucho más, siempre sabiendo que DeMonaco no ha intentado ningún ejercicio arriesgado, ni siquiera enmendar lo que ya hizo. Si que es verdad que esta secuela, habría sido una buena oportunidad. Afortunadamente, Anarchy: La noche de las bestias, puede verse sin haber visto La noche de las bestias, por lo que incluso es de agradecer.

Pero si tuviéramos que apuntar alguna mejora más, seguramente podríamos hacerlo. El guión es quizá algo más entero que la primera película, dando más importancia, por ejemplo, a aspectos que en la anterior cinta sólo se sabían de pasada. Si que es verdad que incluso la historia podría dar para una película más, la cuestión sería encontrar una historia que realmente pudiera servir como hilo conductor.

No es precisamente una cinta espectacular, pero al menos promete entretenimiento, y mantiene muy bien el ritmo durante toda la cinta. El desarrollo de personajes cumple con lo mínimamente exigido y como en la anterior, la violencia se resuelve muy correctamente. DeMonaco mantiene de nuevo esa sensación incómoda que baila entre el terror y el suspense, pero sin llegar a ser tan desagradable. Una lástima, porque de ello se podría sacar un buen producto.

Aunque deja de pasada el contexto social en el que se desarrolla la historia (no es nuevo, la primera cinta también lo hacía), esta Anarchy: La noche de las bestias es un producto entretenido, y con poco más. De nuevo nos quedamos a las puertas de saborear un buen plato.