Antes de ti
Me Before You ● 2016 ● Reino Unido-USA ● 1h 50min
”Aún con su previsibilidad y simpatía, se deja ver.”
★★★★★






Comparte

Los dramas con trasfondo romántico, sigue dando que hablar a pesar de lo gastado de un género que siempre hace lo que puede por renovarse. Dentro de sus limitadas pautas (siempre que no quiera perder seguidores), son títulos fáciles, agradables de ver y, por lo general, gustan en mayor o menos medida a casi todo el mundo.

Y es que este género vuelve a estar de moda con el estreno de Antes de ti, drama romántico basado en la novela de Jojo Moyes, autora con muchos seguidores en los Estados Unidos, que además supone una primera puerta para su directora, una británica con bastante experiencia en adaptaciones de obras de Shakespeare.

Louisa es una joven que trabaja en lo que la sale, en el día a día. Después de haber aguantado 6 años en su último empleo, se ve en la necesidad de presentarse a un “casting” para cuidar al joven Will Traynor, un empresario “modelo” que ha quedado tetrapléjico. El carácter de ambos chocará hasta que encuentren un término medio.

Sí, hay clichés, hay tópicos y casi todo es previsible en Antes de ti, pero aún con eso, la cinta tiene sus momentos. Prácticamente uno cae rendido ante un personaje tan adorable como el de Emilia Clarke, que poco a poco se va destapando como una joven promesa también en el cine (en la televisión parece ser que ya lo es). Su personaje aporta la locura, la simpatía y la comicidad que necesita una historia como ésta.

Su compañero de reparto, Sam Claflin (visto en la saga de Los juegos del hambre), es un joven atormentado, cuya evolución resulta previsible, pero convincente. Es un personaje complicado de hacer si no se quiere caer en tópicos y al menos lo salva en un par de ocasiones.

Lejos de comparar entre libro y película, lo más interesante de Antes de ti viene marcado por una tendencia que, en los últimos años se ha agradecido y mucho en este género. Utilizar esa mezcla de comedia y drama para mantener un equilibrio entre los sollozos y las risas. Un equilibrio que ya consiguieron otras cintas como One Day (Siempre el mismo día) (Lone Scherfig, 2011), Amor y otras drogas (Edward Zwick, 2010) o la algo más reciente Bajo la misma estrella (Josh Boone, 2014).

Es precisamente la mezcla de ambos opuestos lo que consigue atraer más de una cinta como Antes de ti, que no intenta precisamente nada nuevo, sino contarnos una historia sobre dos polos opuestos que se atraen, sobre la necesidad de tomar decisiones y sobre cómo a veces el amor no lo puede todo.

La película no es excesivamente almibarada, es ágil, agradable, simpática, tiene momentos para recordar, pero sobre todo tiene esa confluencia de géneros que despierta emociones tan primarias.

Antes de ti, lejos de intentar marcar hitos o de hacerse un hueco en los rankings, nos propone reflexionar sobre la vida, sobre lo que somos, sobre la persona que tenemos al lado y sobre dónde queremos llegar para conseguir nuestras metas. Una película completa que tiene algo.