Artemis Fowl

Artemis Fowl (Kenneth Branagh, 2020)
Atropellado inicio de lo que podría ser una nueva saga infantil
★½★★★

Con su anterior trabajo pendiente de estreno en España (sobre los últimos días de Shakespeare, All is True (Kenneth Branagh, 2018), llega a nuestras pantallas (a las pequeñas, eso sí) Artemis Fowl, adaptación de la primera novela de una saga de ocho libros, escrita por el irlandés Eoir Colfer. Como suele suceder en estos casos, en función del éxito de la primera adaptación, la cosa podría extenderse.

Artemis Fowl es el hijo de un millonario cazatesoros. Su padre, Artemis Fowl Senior, ha viajado por todo el mundo en busca de artefactos mágicos y se ha enrolado en misteriosos viajes que lo han llevado hasta reinos perdidos. Su hijo trata de aprender de él, a pesar de que casi siempre está fuera, viajando. Unos robos le ponen en el punto de mira y su desaparición hará que el pequeño Fowl se embarque en una aventura para localizar un misterioso artefacto con el que traerlo de vuelta.

El aplazamiento de estrenos importantes para este año por causas de fuerza mayor, ha obligado a la todopoderosa Disney a estrenar directamente en su propia plataforma esta propuesta dirigida a un publico más infantil que adulto. Y es que Artemis Fowl es una película totalmente pensada para los mas pequeños, y en donde la historia no parece ser lo más importante, o al menos no parecen haberla tenido muy en cuenta.

Puede resultar inevitable compararla con la saga de Harry Potter, con la que tiene pequeños detalles en común, pero el desarrollo de personajes y las trama principal, son bastante diferentes, a pesar de que en ambas tiene protagonismo la convivencia entre los mundos mágicos y real. Es esa conjunción, lo que realmente mueve a Artemis Fowl.

La ventaja de tener en la historia mundos imaginarios es que en cuanto al nivel técnico se le puede dar rienda suelta a la imaginación y, por ende, deslumbrar al público con espectáculo digital, muy a la vanguardia de lo que Disney suele usar en sus grandes producciones. Pero Artemis Fowl no tiene demasiado aire de gran “blockbuster”, a pesar de sus intenciones. Apenas hay grandes estrellas (Colin Farrell y Judi Dench), no hay escenas realmente espectaculares, no tiene un final sorprendente… es una película que aspira a algo pero que no termina de alcanzar su meta.

Colin Farrell y Ferdia Shaw.

La solvencia de Kenneth Branagh como director ha mermado mucho en los últimos años y, aunque efectivo, parece haberse acomodado en los estándares de la industria cuando se trata de dirigir grandes presupuestos (aquí hablamos de más de 120 millones de dólares), y deja quizá su artesanía para proyectos algo más personales. En Artemi Fowl, su dirección pasa por ser algo convencional que no destaca absolutamente en ningún momento. Si hubiera otro nombre detrás, posiblemente la película no cambiaría. Pero bueno, es sabido que Disney suele ejercer bastante control sobre los directores con los que trabaja.

La historia de Artemis Fowl va creciendo durante la película, pero realmente lo que cuenta se podría resumir fácilmente en mucho menos tiempo. No es que la cinta se haga pesada y larga, no, pero si contiene una incesante cantidad de información que, por alguna razón, no se explica o no se intenta al menos dar cierta coherencia. Todo queda muy artificial, incluso la simpatía o empatía por los personajes desaparece puesto que apenas hay tiempo para desarrollarlos, porque no parece interesar. No hay interés por ellos y en muchos momentos te da igual lo que les suceda porque no conectas con ellos.

Una cinta bastante floja, atropellada en sus formas y con poco espectáculo para lo que necesita un producto de esta índole. Hablamos del inicio (posible inicio, mejor dicho) de una saga, qué menos que presentar a los personajes como es debido. Pero si la presentación no está muy bien hecha, quizá es que ni la propia Disney confíe en dejarse el tiempo para contar con unos buenos personajes.

Una cinta que parece hecha con prisas, donde todo pasa muy rápido y con un desenlace absolutamente flojo y previsible (por otro lado). Ni siquiera la presencia de Colin Farrell o Judi Dench logra que la función levante en los momentos en los que aparecen. Más bien da la sensación que sus nombres son más un fruto con intereses publicitarios que artísticos, porque la forma en la que desaprovecha su presencia también es de traca.

Artemis Fowl es una cinta poco exquisita, hecha para un público nada exigente, pero que por lo menos no los trata como si fueran tontos. Tiene maneras, pero sus factura no es para nada un ejemplo a seguir. Un pequeño tropiezo en la carrera de Branagh, que antaño dirigía con bastante buena mano, proyectos muchos más interesantes. Esperemos que, al menos, el cheque haya sido abultado.

¿Por qué no se estrenó en cines?

Como muchas otras producciones, debido a la crisis de la COVID 19, tuvo que posponerse su estreno. En un principio se iba a estrenar en salas el 29 de Mayo. Al final se decidió por estrenarla en la plataforma que Disney tiene de VOD.

¿Cómo se puede ver?

Hasta el momento sólo se puede ver a través de la plataforma Disney+. No se descarta que más adelante aparezca en formato físico.

Ficha técnica

Guión
Conor McPherson, Hamish McColl
(sobre la novela de Eoin Colfer)
Dirección de fotografía
Haris Zambarloukos
Música
Patrick Doyle
Formato
2.39:1
Nacionalidad
USA
Duración
95 min.
Distribución
Disney
Más información

Comparte: