As Above, So Below ● 2014 ● USA ● 1h 33min
★★★★★

Así en la Tierra como en el Infierno

La moda de la saga Paranormal Activity, ha devuelto al cine de terror las formas que antaño ya alcanzaron su éxito con títulos muy concretos. Películas como Chronicle (Josh Trank, 2012) o la algo más reciente En el ojo de la tormenta (Steven Quale, 2014), han hecho uso de la cámara en mano para contarnos la historia, tratando de conseguir en su propio género, más realismo que ficción, a pesar de que lo que nos cuente no sea para nada creíble.

Así en la Tierra como en el Infierno, nos plantea el viaje de un grupo de jóvenes por las catacumbas de París. Inspirados por la leyenda de la piedra filosofal, y liderados por la historiadora Scarlett (la actriz Perdita Weeks), se enfrentarán a lo que parece ser un auténtico camino hasta el verdadero infierno, pasando por numerosas penurias.

Vaya por delante lo fantástico de la propuesta, algo que a su escritor y director, John Erick Dowdle (La trampa del mal, 2010) parece importarle bastante poco. La cinta quizá peca más de tener suspense que terror, demostrando un manejo del tempo y el montaje bastante acertados para lo que estamos acostumbrados a ver en películas similares. Curioso que el artífice de ésto sea Elliot Greenberg, montador de la anteriormente citada Chronicle, y con quien Dowdle siempre ha trabajado.

Otro elemento en común con cintas similares es su reparto, poblado de caras bastante desconocidas, igualmente para enfatizar que se trata de una historia fuera de la ficción (bien es cierto que el estar rodado en las catacumbas reales, le da su punto interesante). Pero una vez que el director juega sus cartas, nos la vuelve a intentar colar (con acierto en ocasiones, todo sea dicho) poblando el guión con algunos puntos de historia para dar credibilidad a todo lo que estamos viendo. Como resultado, la película podría llegar a entretener, pero claro, visto que ya nos sabemos todo, pues la cosa sólo se reduce a adivinar quienes sobrevivirán, algo muy triste, por otro lado.

Dowdle regresa a una forma de rodar que ya le es conocida, ya que se encargó de la versión “USA” del [REC] de Balagueró, allá por el 2008 y bajo el título de Quarantine. Es una forma que ya conoce de sobra y sabe perfectamente cómo articular sus ventajas para satisfacer al público e igualmente qué cosas tiene que evitar para que no decaiga la fiesta.

A grandes rasgos, la película resulta pasable, sin excesivos momentos memorables y, a nivel general, cumple de sobra con los estándares que se le exigen a películas similares. Así en la Tierra como en el Infierno, a pesar de tener un título sugerente y un cartel muy llamativo, no nos va a descubrir nada nuevo.

Interpretaciones muy planas, algunas escenas manidas y previsibles, y una historia que al menos huye de lo meramente establecido (maldiciones o posesiones), son quizá los puntos a destacar de una película que llega al aprobado raspado. Nada nuevo en el horizonte de un género todavía por innovar a día de hoy.