Bad Boys For Life

Bad Boys For Life (Adil El Arbi y Bilall Fallah, 2020)
Trata de mantener el nivel, pero sin Michael Bay, la cosa pierde bastante
★★½★★

Se hizo de rogar, sobre todo porque si no estaba tampoco Will Smith, la fórmula del éxito no se volvería a repetir. Cuando finalmente se confirmó, las expectativas estaban por las nubes con una tercera entrega de las andanzas de Lowery y Burnett. En esta ocasión, Michael Bay no está detrás de las cámaras (sí delante, en un cameo), por cuestiones de agendas (o eso se dijo), y tras la salida de Joe Carnahan (aquí queda como guionista), el relevo pasa al dúo belga Adil El Arbi y Bilall Fallah, con una carrera en Hollywood prácticamente inexistente.

Las presiones en este tipo de películas para directores noveles son realmente altas, y ambos lo sabían por lo que no han dudado en poner todas su armas en una cinta que, aunque conserva el espíritu gamberro de las anteriores entregas, le falta la chispa que Bay dejó en ellas.

Han pasado varios años, y aunque Mike y Marcus siguen siendo policías, lo de perseguir a toda velocidad o meterse en tiroteos, ya no es una prioridad para Marcus. Ha sido abuelo y lo que quiere es retirarse y disfrutar de la familia. Pero para Mike sigue siendo un modo de vida, uno que le pondrá a prueba (junto a la amistad que tiene con su compañero) cuando se tengan que enfrentar a un peligroso sicario mexicano.

La saga de Dos policías rebeldes (no olvidemos que la primera es de 1995) se caracteriza sobre todo por la acción desenfrenada, y por esa mezcla de comedia (chabacana) y escenas realmente espectaculares. Una combinación que a Michael Bay siempre le sale bien y lo ha demostrado prácticamente en toda su filmografía, llena de títulos clave del cine de acción.

Will Smith y Martin Lawrence.

Suele pasar que, cambiar un estilo tan definido por otro, te da como resultado una floja resolución, dada la disparidad entre ambos. Aquí, a pesar de los enormes esfuerzos que los directores hacen (ya es complicado dirigir entre dos) no terminamos de ver ese estilo desenfrenado de Bay, inimitable. Se atisban intentos de emularlo, para no desentonar demasiado, pero el resultado es una cinta a la que le falta mucha intensidad. Se echa en falta alguna secuencia icónica “made by Bay”.

Hay toques de humor, pero en definitiva la cinta no destaca precisamente por que la mezcla esté a la altura. Y es que resulta inevitable compararla con las anteriores, pero es que son otros tiempos, otro público, y la sensación que uno tiene no es la que se espera de un producto de estas características. Bad Boys For Life es una cinta que puede pasar por entretenida, pero no llega a otro sitio.

La película además toca otros temas como el paso del tiempo (para todos los personajes), o la idea de saber cuando hay que pasar página en la vida. Will Smith y Martin Lawrence siguen teniendo el mismo carisma, aunque ni siquiera eso logra rescatar la película de dónde se mete.

No es una película buena (las de Bay tampoco es que lo fueran), pero si intentan continuar con lo que se hizo no lo logra, y ni siquiera la escasa pirotecnia que derrochan logran enmascarar una cinta a la que le falta bastante el sello de quien nos descubrió a estos personajes.

Ficha técnica

Guión
Chris Bremner, Peter Craig, Joe Carnahan
Dirección de fotografía
Robrecht Heyvaert
Música
Lorne Balfe
Montaje
Dan Lebental, Peter McNulty
Formato
2.39:1
Nacionalidad
USA, México
Duración
134 min.
Distribución
Sony Pictures
Más información

Comparte: