Beyond Skyline

Beyond Skyline (Liam O'Donnell, 2017)
Innecesaria, pero entretenida, secuela que denota cierta falta de presupuesto
★★★★★

Han pasado unos años desde el estreno de Skyline (Colin Strause y Greg Strause, 2010), una película que sin demasiadas buenas críticas, logró una buena taquilla en gran parte por la enorme publicidad y las grandes expectativas que había sobre ella. Después la decepción era más que evidente.

Los hermanos Strause no han vuelto a ponerse tras las cámaras desde entonces, pero siguen ejerciendo labores de producción, como es el caso de la cinta que nos atañe. Beyond Skyline (Liam O’Donnell, 2017) continúa la película original desde otro punto de vista y desde otra localización.

Mientras que la película original no salía prácticamente del interior de una casa, quizá lo más original de la historia, aquí nos vamos desde Los Ángeles hasta el mismísimo corazón de Indonesia, en una trama que nos une a Mark, un policía que perdió a su mujer y que se verá envuelto en una invasión alienígena. Junto a él, su hijo y una joven superviviente.

El arranque de esta Beyond Skyline tiene un pase. Un derroche (bastante bueno, por cierto) de efectos especiales que están realmente a la altura de la cinta original, que ya por sí eran bastante buenos. Durante los primeros 30 minutos, el espectador no deja de duda que está ante una gran superproducción de grandes efectos especiales.

Pero los acontecimientos (y seguramente el presupuesto) nos trasladan hasta otra zona del planeta, donde la película da un bajón considerable (si es que alguna vez estuvo arriba). La historia se mezcla con otra que no parece tener mucho que ver, y el “tema alienígena” se abandona un poco a favor de una subtrama de la que realmente no sabemos hacia donde va, o si realmente es una excusa para alargar la película.

Iko Iwais.

Es en este tramo donde Beyond Skyline pierde todos los “puntos” que tenía ganados como cinta de entretenimiento y de gran presupuesto. Todo se vuelve tosco, exagerado, las situaciones resultan hasta delirantes y además el que se supone el climax final de la cinta, es flojo, sin apenas sorpresas y con pocos detalles de interés.

Así pues, Liam O’Donnell, que fue guionista de la primera película, opta por una película de acción, con efectos especiales bastante irregulares, y con una historia que no parece nada más que servir de excusa para juntar a nombres conocidos (Frank Grillo o Iko Uwais) e intentar que la cosa tenga éxito, sin embargo, nada de esto tiene buenas vibraciones.

Las limitaciones del guión (hilarante), de la historia y de los actores, nos hacen realmente plantearnos la pregunta de que la película posiblemente no era necesaria, puesto que la historia quedaba bien cerrada (de mala manera, pero cerrada).

Beyond Skyline es un producto muy entretenido, con ciertas escenas de acción y con un nivel técnico bastante desigual. Pero por lo demás resulta curioso como se intenta revitalizar a unos personajes mediante una burda historieta que parece sacada de una producción de hace veinte años.

¿Por qué no se estrenó en cines?

La cinta de los hermanos Strause se estrenó en el circuito de salas comerciales, pero no hizo especialmente una jugosa recaudación, e incluso los directores hablaban de una nueva saga de ciencia ficción (que finalmente ha terminado en lo que vemos). Quizá por ello, estrenar esta secuela sería como ir directamente contra un muro. En los Estados Unidos sí se estrenó en cines, de forma muy limitada, y posteriormente también consiguió ver los cines en paises como Rumania, Rusia o Ucrania.

¿Cómo se puede ver?

Beyond Skyline no está editada en nuestro país (y parece que ni se la espera), tampoco hay ediciones fuera de nuestras fronteras en donde esté el castellano como idioma. Sin embargo es posible verla a través de plataformas VOD, como por ejemplo Netflix, Apple o las tiendas de alquiler de Microsoft y Google Play.

Ficha técnica

Guión
Liam O’Donnell
Dirección de fotografía
Christopher Probst
Música
Nathan Whitehead
Montaje
Sean Albertson, Banner Gwin
Formato
2.35:1
Nacionalidad
Reino Unido, China, Canadá, Indonesia,
Singapur, USA
Duración
105 min.
Distribución
Diamond Films
Más información

Comparte: