10 Cloverfield Lane ● 2016 ● USA ● 1h 53min
★★★★

Calle Cloverfield 10

Aunque sea un poco tramposa, hay que reconocerla todos sus méritos.

Hace 8 años, J.J. Abrams producía Monstruoso (Matt Reeves, 2008), una cinta que contaba ya de inicio con una interesante campaña viral, algo que también trasladó posteriormente a su película Super 8 (J.J. Abrams, 2011). A pesar de las grandes diferencias entre aquellas dos películas, si uno miraba un poco más dentro, encontraba algunos elementos en común, todos ellos muy bien colocados. Calle Cloverfield 10 (Dan Trachtenberg, 2016) se aleja un poco de aquellas dos, a pesar de que se haya incluido como secuela de la primera.

Lo cierto es que nos cuesta un poco encontrar algunos ingredientes que la casen con la película de Reeves, y hablo de elementos que no sean tan evidentes. El haberla bautizado como secuela, quizá pueda ser un poco aventurado o bien tratarse (como seguramente haya sido así) de una maniobra más de la ingeniosa maquinaria del marketing.

Arrancamos con la historia de Michelle, una joven que abandona su casa tras una discusión con su pareja. En su camino hacia no se sabe dónde, tiene un accidente de coche y al despertar se encuentra en una especie de búnker con dos personas que no conoce de nada pero que aseguran que no puede salir debido a un peligroso ataque biológico.

Como hemos comentado antes, el punto de partida no tiene demasiada relación con la que, se supone, es su “precuela”. Si en la cinta de Reeves se le daba especial importancia al nivel técnico, aquí su trío de guionistas (entre los que encontramos a Damien Chazelle, guionista y director de Whiplash (2014)) ha optado por darle más relevancia a la historia, pero nunca abandonando el punto misterioso que tanto gusta a la gente.

Calle Cloverfield 10 es un thriller muy bien tramado, tramposo en su mayoría, pero muy bien tramado (y trazado). Todavía nos queda el consuelo de que en Hollywood hay algunas mentes con cierto criterio y talento para desarrollar buenas historias, aunque no siempre sean redondas, como también le sucede a ésta.

Trachtenberg, con una interesante y breve carrera en los cortometrajes, da su primer paso al cine con una cinta que crea tensión en cada minuto y que llena al espectador de pistas falsas para que, cada dos por tres, él mismo se haga preguntas, especule, dude… en el fondo, para que disfrute de la historia.

Buena culpa de esta fórmula mágica que funciona la tienen John Goodman, Mary Elizabeth Winstead y John Gallagher Jr. El trio protagonista crea muy “buen” rollo y hay una química muy palpable entre ellos durante toda la película. Goodman quizá haga uno de los papeles de su vida; Winstead crea una frágil protagonista pero a la vez con la valentía suficiente para seguir adelante, algo que últimamente se encontraba poco en roles femeninos; y por parte de John Gallagher Jr. Su inocente personaje, quizá sirva como herramienta para el enfrentamiento entre Goodman/Winstead.

Calle Cloverfield 10 es una película respetable, admirable, con una resolución quizá algo forzada, pero que se olvida fácilmente con lo desasosegante de su atmósfera, con lo entretenida de su historia y con su trío protagonista.

J.J. Abrams, aquí ejerciendo las labores de productor, demuestra una vez más que se está ganando poco a poco un hueco en la historia del cine, tocando interesantes proyectos que nos enseñan que siempre queda un poco de luz en la industria de Hollywood.