Cargo Australia 1h 45min
★★★★★

Cargo(Ben Howling y Yolanda Ramke, 2017)

Un duro viaje que, sin embargo, no llega a conmovernos.

Netflix sigue su carrera imparable en la producción de largometrajes y nos llega ahora Cargo, cinta australiana (la primera de este país que la plataforma estrena mundialmente) basada en el cortometraje homónimo de hace unos cinco años, y del que se encargan los mismos realizadores. Una buena idea llevada con simpleza y con cierto drama, aunque no termina por conmover como uno espera.

Cargo (Ben Howling y Yolanda Ramke, 2017) nos sitúa en un futuro donde la raza humana sobrevive a una hecatombe zombie. Un matrimonio trata de escapar a un lugar seguro junto a su pequeña niña de poco más de un año, cuando ella muere por un ataque y él queda malherido. A partir de entonces, su único objetivo es encontrar en las próximas 48 horas, una familia que críe a su hija.

El pequeño corto en el que se basa la película (que puede verse en youtube), contenía una buena idea, aunque el desarrollo se hacía tosco (no había diálogos) y demasiado corto. Pero la base estaba ahí y la decisión de explotarla como largometraje, sin duda ha sido todo un acierto.

Pero a la hora de extender esa idea, era necesario contar algo más que eso, es decir, expandirse al mundo que rodea a la historia, hacer una película atractiva e incluso muy dramática dada la experiencia que narraba, gracias al elemento de la niña, como principal objetivo. Es pues ella, el ingrediente con el que se quiere jugar con el espectador, con sus emociones. Esa relación entre niña y padre, ante la terrible ausencia de la madre, debería despertar escenas realmente dramáticas. Algo que también se traslada a otros personajes secundarios. En el fondo, la película tiene este tema como eje principal

Sin embargo, el resultado sin ser del todo fallido, no parece haber colmado mucho las expectativas que teníamos sobre una película que, a priori, podría incluso proyectarse en sobremesa. No hace alardes técnicos y tampoco derrocha enormes interpretaciones, tampoco se recrea en exceso con escenas sangrientas y/o violentas; seguramente la idea de Howling/Ramke era la de transmitir con imágenes, todas las sensaciones de su protagonista, como el cortometraje original.

En parte se consigue, gracias a la hermosa fotografía, a los escenarios tan dispares que les proporciona un terreno tan variado como Australia, y también gracias a la valentía de Martin Freeman, cuyo papel está absolutamente fuera de lo que está acostumbrado a hacer en grandes superproducciones como la saga de El Hobbit o títulos del universo MARVEL.

Sin duda, la apuesta de la película por su figura y por su interpretación, no dejan lugar a dudas de la fe que los directores han puesto en Freeman y, afortunadamente éste no les decepciona, aunque sí que es verdad que no llega a emocionarnos como se espera. Tan sólo en los momentos finales, uno puede llegar a conmoverse, pero poco más.

Durante su viaje, el protagonista se topa con varios personajes (pocos, todo hay que decirlo), bastante estereotipados, pero que sin embargo logran despertar cierto interés.

Algo que la película aporta en cuanto a historia y que no salía en el cortometraje es todo el tema de los aborígenes. Los realizadores han mezclado el misticismo de estos pobladores, con la temática zombie, dotándoles como de supervivientes natos, de únicos capaces de hacer frente a lo que ha sucedido de una forma casi mística, en contraposición a cómo lo ha hecho el “hombre blanco”, a base de armas.

Cargo es una cinta interesante, breve, con un punto de partida muy bueno, pero en cuanto al desarrollo se nos hace muy floja, con escasa emotividad y tensión, quedando todo en una aventura más que en un drama, que es lo que debería ser realmente.

¿Por qué no se estrenó en cines?

Posiblemente el hecho de que los directores no fuera nombres conocidos, ha sido un punto a favor para que la película no se estrene en cines, aunque sí lo ha hecho en Australia. Ni siquiera el tener a Martin Freeman en el cartel ha servido para que la película consiga despertar interés entre las distribuidoras.

¿Cómo se puede ver?

La única forma de poder verla en España, es a través de la plataforma Netflix.