Concursante
Concursante ● 2007 ● España ● 1h 24min
”Compleja tanto en fondo como en forma, pero enriquecedora.”
★★★★






Comparte

¿Quién no ha soñado alguna vez con que le toca la lotería o gana un buen puñado de euros en un concurso de la televisión?. Soñar es gratis, ya lo dijo alguien en algún momento de la historia, pero a veces un sueño puede tornarse a una pesadilla y amargarnos la fiesta. El director Rodrigo Cortés ahonda principalmente en este aspecto a la hora de tratar un tema tan complejo como es la economía. Pero cuidado, Concursante no es una película sobre economía, es la historia de un hombre que pensó que lo tenía todo y realmente no tenía nada.

Martín Circo (ya el nombre se las trae) es un profesor de Historia de la Economía que un día gana un inmenso premio en un concurso te la televisión. Consistente en una importante cantidad de premios, el hombre y su pareja (una más que correcta Miryam Gallego) deciden vivir por encima de sus posibilidad, simplemente por el hecho de haber ganado el concurso. Lo que en un principio parece ser un golpe de suerte, se va tornando poco a poco en una pesadilla, por la cantidad de gastos que conlleva el ser millonario.

Podíamos decir que Concursante en una inteligente colaboración entre espectador y director. Inteligente porque le plantea decisiones y porque además deja que los personajes hablen directamente con el propio patio de butacas (al más puro estilo Woody Allen). Partiendo de una extensa y bien escrita presentación de los hechos en cada momento de la película, Concursante sin duda no deja indiferente si uno entra en su juego (que no es fácil) y acata las normas que Cortés impone durante toda la historia, como es la de no tener piedad de nadie. Sólo así uno podrá zambullirse de lleno en una historia tan perversa como soñada.

Dentro del mundo de las finanzas, del mundo de la economía, Concursante deja claro su postulado, a través de una incisiva crítica al sistema actual que por aquel entonces (me refiero al año del estreno) no estaba tan frágil como hoy día. en ese sentido a la película se le podría haber sacado más jugo en los tiempos que corren. Realmente te plantea si el hecho de ser millonario por sorpresa es algo que te trae bonanzas y beneficios. Quizá para la mayoría de los mortales si, sobre todo si logramos mantener los pies en el suelo.

No es cine fácil de digerir pero es quizá de lo poco que se sale de lo normal. A nivel técnico, Cortés le ha dado un montaje tan abrumador como impactante, dotando a todo el conjunto de un ritmo trepidante, casi se te pasan los minutos y cuando te quieres dar cuenta ya te has plantado en la mitad de la película. Concursante además tiene un elenco actoral incuestionable, casi todos están bien, efectivos y creibles aunque quizá desfasen ciertos pasajes, pero nos muestran a personajes sin escrúpulos en un mundo donde el más lento termina muerto. Leonardo Sbaraglia sorprende por la facilidad con la que se hace con el personaje, construyendo un Martín Circo muy creíble.

Concursante nos hace ver que el dinero no da la felicidad (aunque si que es verdad que ayuda en cierto modo a llegar a ella, o al menos te hace la vida algo mejor). Estruja al máximos los personajes e incluso se permite alguna que otra escena explicativa con gusto (como la explicación de Chete Lera sobre los préstamos bancarios). A pesar de su complejidad como obra tanto para comprenderla como para terminar de verla, Concursante es un buen punto de partida para su director, de eso no hay duda.