Doctor Strange (Doctor Extraño)
Doctor Strange ● 2016 ● USA ● 1h 55min
”Una película de iniciación con un guión un poco pretencioso.”
★★★★★






Comparte

Stephen Strange es un reputado cirujano que lo tiene todo. Tras un terrible accidente, pierde casi toda la movilidad en sus manos, y tras recuperarse, decide viajar hasta Nepal para tratar de encontrar una solución a su destrozada vida. Allí conoce a un grupo de personas con extraños poderes, capaces de alterar espacio y tiempo a su antojo.A pesar de mi escaso entusiasmo ante cualquier nueva película que se estrene de superhéroes, admito mi mas absoluto desconocimiento ante el universo que rodea a este personaje, salido de la mano de Stan Lee (que raro) y Steve Ditko, la misma pareja que también creó al clásico Spider-Man.

Partiendo de que veo esta película como un absoluto inculto en este aspecto, lo cierto es que el interés generado después de verla tampoco ha aumentado las ganas de querer devorar fervientemente los cómics del aclamado cirujano-mago-lo que sea.

Derrickson, director acomodado más en el terror que en la ciencia ficción (algo que pudimos comprobar en la fallida Ultimátum a la Tierra (2008)), da un giro drástico metiéndose de lleno en el Universo MARVEL, además por la puerta grande, con el origen de una nueva (o eso pretende la productora) saga. El problema es que la cinta, resulta demasiado convencional y Derrickson parece haberla dirigido con el piloto automático puesto.

Pero quizá los problemas de Doctor Strange (Doctor Extraño) no vienen únicamente de la dirección. El guión, escrito a tres manos e igualmente con la presencia de Derrickson, es un poco confuso, con un ritmo bastante irregular y en momentos, hasta aburrido. Los intentos de explicarnos los poderes pseudomísticos de Strange, resultan tediosos y es fácil desconectar hasta la siguiente escena de acción, que es lo que realmente alivia la película.

Eso sí, sobre el reparto, sólo encontramos buenas palabras. Empezando por Cumberbacht, un maestro de la interpretación que, aunque ya no sorprende (ya sabemos que es un verdadero todoterreno), elabora un personaje muy regido por los cánones MARVEL (pasa del “top” a su particular infierno, la novia que le deja, la organización “extraña” que lo recluta…). Son demasiadas costuras las que MARVEL empieza a dejar ver en sus películas.

De nuevo Disney vuelve a regalarnos un villano descafeinado, aquí con la agradable presencia del danés Mads Mikkelsen. Sus intenciones para con el mundo son, como casi siempre, injustificadas en la película.

Y ésto seguramente no importe a la legión de fans de los tebeos, por que seguramente lo que ellos buscan, sí que se encuentra en este tipo de películas. Si uno quiere ir algo más allá, deberá buscarse otro título.

De nuevo, MARVEL no escatima en el apartado técnico. Doctor Strange (Doctor Extraño), tiene un empaque visual envidiable. Unos sobresalientes efectos especiales y una puesta en escena muy lograda. Desde luego la elección del británico como protagonista, es quizá la más acertada para un personaje de cómic.

Es su visión general, parece que estamos ante una película de paso, algo pretenciosa en su ejecución, y aburrida en casi toda su totalidad. No aporta absolutamente nada nuevo al panorama y, como todas las cintas de MARVEL, viene a rellenar el hueco de las adaptaciones que le quedan por hacer.

Los seguidores podrán tachar de la lista un personaje más trasladado a la gran pantalla, porque el resultado no da para mucho más. Pero bueno, para algo compró Disney esa gran compañía ¿no?