Eden Lake ● 2008 ● Reino Unido ● 1h 31min
★★★★

Eden Lake

A veces me resulta un tanto incomprensible que ciertos títulos no lleguen nunca a la cartelera y que si alguna vez podemos verlos doblados sea por que han salido directamente al mercado doméstico o porque hemos tenido la oportunidad de verlos en algún festival. Sin embargo, se me hace un tanto extraño ver que año tras año se estrenan títulos absolutamente banales e intranscendentes y otros con cierta miga quedan relegados al olvido o peor aún, ninguneados.

Es el caso de la primera película del director James Watkins, que pronto estrenará La mujer de negro (2012), con Daniel Radcliffe. Tras sus pasos como guionista en algunos programas de la televisión británica, da el salto a la gran pantalla con Eden Lake, cinta que aunque cuente con algunos aspectos que lo acercan al terror, va más allá del simple deleite visual.

Eden Lake nos coloca junto a la pareja formada por Jenny y Steve, ambos se disponen a pasar un fin de semana tranquilo en un lago que él solía visitar de pequeño. Para Steve supone la oportunidad perfecta para pedirle a Jenny que se case con ella. Pero al llegar al lugar se topan con un grupo de jóvenes que les empezarán a molestar de forma indiscriminada. Lo que comienza como una simple bronca, terminan complicándose de una forma impensable.

Es imposible no anticiparse a la película en cuanto vemos los títulos de crédito. Sí, Eden Lake es cine de terror, aunque no precisamente comparable a cintas del mismo género. Su terror es más un retrato real, una muestra, un espejo de lo que hoy en día se puede dar con desgraciada asiduidad. Aunque exagerando algunos aspectos, Watkins ha sabido manejar los hilos del relato con forma espléndida, guiando cada paso a través de un tortuoso viaje hacia la evolución de un personaje y su tortura psicológica.

No es una versión de La matanza de Texas con jóvenes británicos y tampoco son Las colinas tienen ojos en un verde prado. Eden Lake tiene un contundente mensaje y una soberana advertencia: Somos lo que creamos. Y eso es realmente cierto, Watkins lo sabe y de hecho nos lo deja muy claro en varias ocasiones.

Sorprendente el trabajo interpretativo de prácticamente toda la cuadrilla. Michael Fassbender (ahora con X-Men: Primera generación en cartel), el descubrimiento de Kelly Reilly (Sherlock Holmes) y en general la pandilla de jóvenes que se dedican a fastidiarlos durante todo el metraje, están muy creíbles y bastante medidos. Un excelente trabajo tanto para ellos como para el propio Watkins.

La película desarrolla su historia principalmente en dos tramos. El segundo y mayor en tiempo, es el que se dedica por completo al desarrollo absoluto del personaje de Jenny (Kelly Reilly) cuya evolución a lo largo de la película es espectacular. Un claro ejemplo de que es necesario adaptarse para sobrevivir. Cual presa que huye de su captor, se pasa más de media película corriendo de un sitio para otro y llegando incluso a generar cierta complicidad con el espectador, que deseará, entre otras cosas, venganza.

Un ejemplo de que la sociedad futura será cómo nosotros la amoldemos ahora, un ejemplo de esa conciencia que parece tener el cine británico con los jóvenes problemáticos y que también se ve reflejada en la espléndida Harry Brown con Michael Caine, curiosamente también inédita en los cines, aunque editada hace unos meses en DVD.

Eden Lake es muy cruel, también hay que decirlo, juega con muchas cosas y nos lleva a planteamientos morales de si lo que hacemos con nuestra generació es lo correcto o no. Todo ello enmarcado en una cinta de suspense, con muchísima tensión y que genera más de una ocasión en la que nos veremos sobresaltados por lo que vemos.

Merece una oportunidad, siempre y cuando uno no sea extremadamente sensible. Watkins muestra sin ningún tipo de pudor, lo que podríamos ver en un futuro no muy lejano, una sociedad en donde la violencia parecería ser el único lenguaje entendible.

¿Por qué no se estrenó en cines?

El hecho de tratarse de la primera película de un director siempre supone para algunas distribuidoras, un factor riesgo. Watkins filmó una cinta espléndida, dura y algo cruel, pero no dejaba de ser su primera película. Aunque se pudo ver en el Festival de Sitges y posteriormente en algún pase televisivo del canal NEOX, la ausencia en las carteleras de una cinta como Eden Lake, nos deja un poco extrañados. Esa mezcla de terror y cine de denuncia, quizá no gustó demasiado a los exhibidores, que lo mismo la veían como una seria amenaza a la educación.

¿Cómo se puede ver?

Gracias al estreno de La mujer de negro, la película tuvo una oportunidad para el público y se editó en DVD y bluray gracias a la Fox. Eso sí, hemos tenido que esperar 5 años para ello.