El extraño
Goksung ● 2016 ● Corea del Sur-USA ● 2h 36min
”Un thriller turbio, denso, pero muy bien facturado e interpretado.”
★★★★






Comparte

Sólo han sido necesarias tres películas para que el director coreano Na Hong-jin sea considerado como uno de los grandes nombres de la industria en su país. Su último trabajo, El extraño vuelca una buena parte de su género preferido, el thriller, directamente en una turbia y desasosegante historia llena de matices y personajes. El extraño cuenta la historia de un pequeño pueblo al que llega un misterioso hombre. Vive solo, en las montañas, y poca gente le ha visto. Al mismo tiempo, una extraña epidemia llega a la zona, convirtiendo a los lugareños en terribles asesinos despiadados. Jong-Goo, un policía local, tratará de investigar si hay relación entre ambos sucesos, algo vital para poder salvar a su familia.

Hong-jin nunca deja de lado los personajes en sus historias, siempre muy bien contadas, con matices y con creíbles reacciones. En El extraño, una cinta compleja y completa, el director se recrea muy bien en ellos, dotándoles de muchas escenas, prácticamente todas ellas con su importancia. Sin duda la cinta tiene buenos personajes, nada estereotipados, y muy bien definidos.

El eje principal de la historia, el personaje de Jong-Goo (interpretado por Kwak Do-won) sin duda está tratado con muy buena pluma. Su evolución a lo largo de la película (parte como un policía algo inútil, y termina siendo una pieza clave en la investigación) desde luego no puede pasar desapercibida, y la aportación de Do-won, también es interesante. Es un hombre que no se detiene ante nada y ante nadie, con tal de conseguir lo que busca.

Una de las potencias de El extraño, sin duda es su factura. Hong-jin ha contado con Hong Kyung-pyo para la fotografía, potente, austera, casi perfecta. El director de fotografía de títulos como Niebla (Shim Sung-bo, 2014), Snowpiercer (Rompenieves) (Bong Joon-ho, 2013) o Lazos de guerra (Kang Je-kyu, 2004), dota a la cinta de un misterio y de una potencia, que sin duda casi hacen el cincuenta por ciento de la historia.

Esa decadencia rural, esa lluvia casi constante, esas casas casi abandonadas, ese desorden… son elementos muy bien manejados y que dotan a la película, de cierto encanto. A su vez, el ritmo marcado (bastante lento, pero no llega a aburrir) principalmente por los elementos de la historia, que deambula entre varios géneros (principalmente thriller y comedia), y que tiene muy bien asentadas sus raíces en el chamanismo, lo esotérico y los miedos primarios.

Y es precisamente eso a lo que más se enfrenta su protagonista, a algo que no conoce. Ésto le convierte quizá en un personaje que llega más al público, que no tiene artificios. Ahí otro brillante punto a favor tanto de Hong-jin (que escribe el guión) como de Do-won.

Ese choque entre lo ancestral (los chamanes, la cultura casi de las religiones prohibidas y/o casi olvidadas) y lo moderno (la investigación policial) refleja muy bien la mezcla que Hong-jin ha querido para esta ocasión. Desde luego, El extraño es una película quizá algo complicada de ver (por su ritmo y duración), pero el entretenimiento está asegurado.

Su guión hace que nos involucremos, que nos preguntemos, que seamos partícipes de lo que va descubriendo el protagonista, de cómo trata de proteger a su familia a toda costa.