El invitado
Safe House ● 2012 ● USA-Sudáfrica ● 1h 55min
”Un buen thriller que, básicamente, cumple.”
★★★★★






Comparte

La primera incursión del sueco (aunque de origen chileno) Daniel Espinosa en Hollywood nos deja un poco indiferente a primera vista. El invitado, podría partir como una tarjeta de presentación a considerar y lo cierto es que así puede ser, aunque una lástima que no llegue a mucho más.

Matt (Ryan Reynolds) es un agente de la CIA encargado de la vigilancia y custodia de un piso franco en Sudáfrica. Es un trabajo algo monótono, pero espera mejorar en poco tiempo. Una noche llega por sorpresa un importante reo, se trata de Tobin Frost (Denzel Washington) un renegado de la CIA al que quieren muerto sea como sea.

El invitado parte de un interesante y abrumador arranque, casi digno de sagas como la de Jason Bourne o James Bond. Una más que notables escenas de acción bien coreografiadas y bien implementadas a base de un montaje frenético, como por pedazos (casi muy de moda al puesto por Greengrass). Esto la da una vitalidad y dinamismo que, al menos, sorprende. Pero una lástima que su trama, lejos de liarse cada vez más, se muestra quizá un tanto plana, con incluso algún atisbo de previsibilidad. No es tampoco una cinta en la que el espectador se anticipe mucho a sus movimientos, pero dado lo escarmentados que estamos ante estos productos, no nos sorprendería nada adivinar algunos de sus movimientos.

El más que correcto trabajo a nivel interpretativo sobresale por encima de una historia que no llega tampoco a enganchar lo que debería, sino que queda todo en un ejercicio rápido y hasta incluso clásico, donde apenas hay margen para la improvisación y que, como mandan los cánones, casi todo se resuelve en tres o cuatro “set pieces” de acción a raudales. Tanto Reynolds como Washington son actores solventes, cada uno a su modo, de eso no hay duda. Ni siquiera Espinosa nos hace poner en duda sus capacidades, pero a lo mejor con un guión algo más “trabajado” sin tanta influencia, podríamos haber degustado un plato más apetitoso.

El invitado es pues una cinta casi al uso, hecha con interés pero sin mucha personalidad, todo hay que decirlo. Podría haber sido algo más que un thriller dados sus intentos de ahondar en una historia más seria que, sin embargo, no termina de implantarse, quizá porque no quiere ir por esos derroteros.