Lone Survivor ● 2013 ● USA ● 2h 01min
★★★★★

El único superviviente

Cinta correcta en donde la acción se amolda a un fatídico incidente.

Basada en hechos reales, El único superviviente nos cuenta la historia de un pelotón que se enfrenta a un grupo de talibanes muy bien armado. Mark Wahlberg protagoniza la función.

Que al cine norteamericano le gusta mucho recrearse en hechos que han marcado la conducta de algún ser humano, es algo que muchos ya sabemos. Si esos hechos están relacionados con defender a su país (llámese patriotismo), pues es un filón que Hollywood nunca ha dejado de aprovechar desde tiempos inmemoriales.

Hacía tiempo que no nos llegaba una cinta enmarcada en el mundo militar, sin ser excesivamente patriota. El único superviviente, inspirada en la fallida operación “Alas Rojas”, nos cuenta la historia de lo que sucedió allí, lo que le ocurrió a un pelotón militar. Poco o más se puede contar de una historia que bien podemos conocer a través de otros medios, sin tener que ver la película, claro.

Peter Berg, a pesar de no contar demasiado con la simpatía de la taquilla en general, ha sabido hacerse un pequeño hueco y de vez en cuando se permite el lujo de dejar una pequeña impronta. No es precisamente un director con un estilo marcado, esta película bien podría haberla hecho otro, pero al menos se agradece que no se haya recreado excesivamente en la espectacularidad que podría haber dado esta historia. En ese sentido, Berg se muestra muy respetuoso con los hechos.

Partiendo de que El único superviviente es una cinta entretenida (salvando las distancias con el infierno que vivieron sus protagonistas), poco o más deja ver su director a través de sus personajes, bastante estereotipados ya por la industria de Hollywood y que parece, nada tienen que aportar al panorama de hoy en día. La figura del militar americano (llámese Marine, SEAL…) está demasiado trillada por el cine, y cualquier intento de innovar suele terminar en algo forzado. Una pena.

Además de la adrenalina y la acción que la historia pueda aportar, Berg se centra sobre todo en el personaje de Mark Wahlberg (por razones obvias que se comprenden cuando uno ve la película), que aquí también ejerce las labores de productor. Un personaje que, al principio, parece pasar desapercibido, teniendo la sensación incluso de que Wahlberg no es el protagonista. El drama se deja entrever, aunque con cierta bruma, pues la película no dejará insatisfecho a aquel que también busque algo de “gresca” armamentística.

El nivel técnico de El único superviviente, creo que es otro punto a tener en cuenta. Desde un cuidado sonido, que va desde el viento en las montañas de Afganistán, hasta los innumerables efectos sonoros que pueblan todos los combates. Quizá estemos ante un estreno potente en este sentido. No es algo que Berg haya descuidado en otros títulos, como La sombra del reino (2007) o Hancock (2008), su cinta más taquillera hasta la fecha.

Se agradece que el realizador haya tomado otro rumbo al de Battleship (2012) su anterior trabajo, un frío e insípido ejercicio cinematográfico que no aportaba absolutamente nada al espectador y mucho menos al cine en general. El único superviviente, no es que innove en muchos aspectos, pero si que da una imagen más seria de lo que es un combate militar (muy bien apoyada por un guión solido y bastante creíble).

Cinta amena, sin escrúpulos, bien contada y con poca chicha de más que podamos sacar. Berg es efectivo, lo ha demostrado y lo demuestra con esta película. En elenco interpretativo está muy correcto y Mark Wahlberg quizá realice uno de sus papeles más serios e interesantes (pensé que nunca escribiría esto).

También te puede interesar...