Elysium
Elysium ● 2013 ● USA ● 2h 49min
”Blomkamp se ha dedicado a recrearse en lo visual, nada más.”
★★★★★






Comparte

Al igual que en su anterior trabajo, District 9 (2019), Neill Blomkamp utiliza un trasfondo social para contarnos una historia, sólo que en la que fue su primera película, la cosa fue bastante más comedida que en Elysium, donde parece que se ha dejado llevar más por el espectáculo y ha dejado un poco de lado su faceta más reivindicativa.

Elysium supone el segundo trabajo del joven director Neill Blomkamp. Separado ya de Peter Jackson, su padrino en la primera cinta del realizador sudafricano, ahora se sumerge en una historia algo más convencional pero no exenta de su estilo característico, algo que se puede ver tanto por fuera como por dentro de este producto comercial.

Elysium es el nombre de una super estación espacial en la que viven los humanos más pudientes. Mientras, en la Tierra, todo es caos y pobreza. Muchos son aquellos que intentan llegar a Elysium y mueren en el intento. Pero Max, un joven trabajador que se crió en un orfanato, tiene un sueño y hará lo que sea por cumplirlo.

Resulta inevitable comparar las primeras obras de un director, siempre se suele intuir cómo va a evolucionar o, al menos, como será su estilo. El joven Neill Blomkamp tiene un estilo muy definido, tanto en la forma como en el fondo. Elysium, a nivel ténico, sigue siendo igual de espectacular que lo fue District 9 (2009), con unos efectos especiales de sobresaliente y una textura de imagen soberbia (gracias al trabajo de Trent Opaloch, con quien ya trabajó en su primera película y con quien trabajará en la próxima). La imagen de una Tierra sumida en la pobreza, en el caos, en la corrupción… todo cabe en el universo de Blomkamp, tanto aquí como en District 9.

Por contra, a la hora de lanzarse a un proyecto más ambicioso (no hay duda de ello) es necesario el apoyo de una gran estrella, y en este caso ha tenido el de dos. Por un lado un Matt Damon muy correcto (su personaje simpatiza enseguida con el público) y por otro lado Jodie Foster, en un papel bastante escaso y quizá muy estereotipado. Aún así, ambas interpretaciones son remarcables, dentro de un reparto correcto. La incorporación de Sharlto Copley, fetiche de Blomkamp y protagonista de District 9, deja claro que los veremos prácticamente siempre juntos. Eso sí, aquí el trabajo de Copley está muy por debajo de sus posibilidades.

La historia de Elysium, desgraciadamente, no se aleja demasiado de la auténtica. Su crítica a una sociedad capitalista, en donde sólo vive el que más dinero tiene, aunque trillada, está bastante bien llevada como entretenimiento (crudo).

Sin embargo, Blomkamp ha cometido la pequeña travesura de venderse ante una historia que, comienza muy bien (los primeros minutos prometen) y que poco a poco se va desvirtuando hasta convertirse en una convencional cinta de acción-ciencia ficción, algo por lo que ya estamos acostumbrados a pasar y que, ingenuos algunos, pensábamos que no iba a terminar (sí, una vez más, dados sus antecedentes). Pero lo que empieza bien, desvaría a una historia simplona y llena de clichés y escenas espectaculares.

Una lástima, pues ya advertíamos que Blomkamp es un director con bastante criterio a la hora de mezclar acción y crítica social. A pesar de esta enorme pega, Elysium es disfrutable, una lástima que sólo sea eso, disfrutable. Podría haber llegado más a los corazones pero está claro que una historia como esta, en donde los malos son malos y los buenos, son buenos (no hay medias tintas) exigía una película así de rotunda.