TwitterFacebookEmailWhatsAppFlipboard
Hors Normes
(Éric Toledano y Olivier Nakache, 2019)
★★★½
Una cinta bastante completa sobre un retrato social casi desconocido

Especiales

Nuevo producto del tándem Éric Toledano/Olivier Nakache, cuyo cine siempre ha tenido y tiene, un marcado carácter social, con cierta autocrítica y en muchas ocasiones plagado de pinceladas de humor que tratan de hacer ese drama, algo más llevadero. No es que sea un cine demasiado “pensado”, pero siempre resulta gratificante.

Especiales se centra en la historia de dos hombres (Bruno y Malik), encargados de llevar una residencia para personas con autismo. Una residencia prácticamente al margen de los canales oficiales. Ésto les trae cosas buenas y otras no tan buenas, pero desvivirse por las personas con problemas requiere mucho más que buenas intenciones.

Dieron el salto a la fama como la comedia agridulce Intocable (2011), título que hasta incluso despertó varias versiones al otro lado del “charco”. El baremo fue alto y posteriormente otros títulos de ambos directores como Samba (2014) o C’est la vie (2017) no parecen haber conectado con el público de la misma forma que la cinta con Omar Sy y François Cluzet.

Con Especiales, parece que han vuelto a remover conciencias, y la película vuelve a tener ese buen ritmo, esas buenas sensaciones que teníamos con Intocable, a pesar de que son cintas con historias muy distintas y elementos que las conforman bastante diferentes. Para empezar, Intocable era una historia más pequeña, con menos personajes.

Vincent Cassel.

Y es que Especiales tiene varias capas, y todas ellas bien detalladas, bien contadas. No es una cinta sobre el autismo, no es una película que cuenta qué es el autismo, no es la intención. Es una crítica sobre cómo el sistema trata el problema, sobre cómo la sociedad lo digiere. Para ello, los directores, que vuelven a encargarse del guión, utilizan un ejercicio con muy buen ritmo, buenas interpretaciones y un marcadísimo corte dramático que, curiosamente, no llega a conmover del todo, y eso que la película tiene varios momentos que podrían dar a ello.

Pero Especiales no termina por ser redonda en este aspecto. Uno simpatiza con los personajes (gracias a las buenas formas de sus actores), pero le falta un poco más para tocarnos el corazón, quizá porque las situaciones no llegan a ser demasiado dramáticas.

Por otro lado, es una historia tremendamente humana. Ya no sólo por la parte fundamental que toca, sino por sus personajes. Dedicados a los demás, tanto a jóvenes con autismos, como a jóvenes que crecen en barrios desfavorecidos y que les quieren dar una oportunidad. Son realmente héroes sociales de los que poco se conoce.

Y detrás de todo esto hay unas instituciones, que no parecen o no quieren ser conscientes de un problema que poco a poco va mermando a familias a nivel emocional. Especiales es una cinta que se ve muy bien, no se hace densa, ni pesada, tiene una agilidad narrativa bien construida.

Especiales remueve conciencias, es una película bien rodada, bien interpretada, con un problema patente en la sociedad, pero sobre todo es una cinta humana cargada con emotividad pero que le faltan algunos pasos para terminar de ser totalmente emocionante. Merece un visionado pero también convendría ser un poco crítico a la hora de valorarla no por el simple hecho de tratar el tema que trata.