Spy ● 2015 ● USA ● 1h 59min
★★★★★

Espías

Irreverente, alocada, con mucho ritmo… pero algo simple.

El director Paul Feig vuelve a mostrarse tan incorregible como desternillante en Espías, una especie de parodia-homenaje al cine de agentes secretos más actual. Para ello vuelve a contar con su actriz fetiche, la oronda y efectiva Melissa McCarthy, cuya presencia en una comedia siempre es sinónimo de éxito.

McCarthy interpreta a Susan Cooper una asistencia de la CIA que se dedica a ayudar a su compañero Bradley Fine (Jude Law) en todas las misiones, dándole apoyo remoto. Un incidente la colocará, a pesar de la reticencia de algunos compañeros, en una misión en la que tendrá que ser espía por primera vez en su vida. Deberá seguir a una importante traficante de armas nucleares. ¿Estará preparada?

El éxito obtenido con La boda de mi mejor amiga (Paul Feig, 2011), consiguió el reconocimiento de Feig como nuevo rey de la comedia (algunos le convertían en el sucesor de Judd Apatow). Sus diálogos deslenguados, con humor fácil, y a veces, demasiado incorrecto, pronto le catapultaron hasta un éxito inesperado. Ahora Espías, a pesar de tomar una historia poco original, nos deja una divertida y alocada comedia que no exige demasiado al espectador, y que a cambio le da desternillantes escenas.

Vaya por delante que el humor de Espías, quizá no sea para todos. Algo similar a lo que le sucede a Judd Apatow, Feig apuesta siempre por diálogos rápidos, situaciones hilarantes, personajes alocados y sobre todo que el ritmo no decaiga. Y es que Espías tiene todos esos ingredientes. La convierten en una cinta entretenida (si uno cae en su juego) y con escenas realmente graciosas.

El peso de la película recae en McCarthy, cuya interpretación siempre deja una sonrisa. La políticamente incorrecta actriz y sin ningún tipo de complejos, da vida a una joven que pasa de la nada al éxito, todo ello apoyado por un elenco de secundarios que, sin llegar a tomarse en serio la historia, la llena más si cabe de humor.

Jude Law, Rose Byrne, la televisiva Miranda Hart, Allison Janey (curiosamente no aparece en los créditos) y sobre todo Jason Statham (cuyo papel fue escrito expresamente para él por el propio Feig, admirador de sus películas), acompañan a McCarthy en la aventura, aportando de su propia cosecha, escenas memorables (las de Statham no tienen desperdicio). Una serie de personajes alocados y extra-estereotipados que sin duda le dan a Espías, el toque que necesita.

Y es que la película no busca mucho más. El humor está presente en toda la película, algunas escenas de acción rodadas con cierta exageración y una trama simple es lo que ofrece. Sin duda los puntos fuertes sabe cuales son, y Feig ha decidido explotarlos.