Ha nacido una estrella

A Star is Born (Bradley Cooper, 2018)
Una historia sobre las consecuencias del éxito
★★★½

Proyecto que arrancó hace unos siete años con Clint Eastwood en la dirección y la cantante Beyoncé como protagonista. Nombres como Will Smith, Christian Bale, Leonardo DiCaprio o Tom Cruise, se barajaron para compartir cartel. Pero tras el abandono de Eastwood, Bradley Cooper se interesó por la película y empezó a “mascarla” mientras rodaba, precisamente con Eastwood, la cinta El francotirador (2014).

Cooper debuta en la dirección y además protagoniza, escribe el guión y compone música adicional para la banda sonora. Sin duda su dedicación a este proyecto no tiene fisuras. Una historia que se ha llevado a la pantalla en otras ocasiones (con James Mason y Kris Kristofferson como protagonistas, y Judy Garland y Barbra Streisand como roles femeninos) y que retrata bastante bien el descenso a los infierno y el ascenso a los cielos gracias al éxito.

Jackson Maine es un cantante de éxito, todo el mundo le adora y su carrera, a pesar de los éxitos, parece estar llegando a su final. Un final en el que además de los conciertos, se mezclan varias adicciones, entre ellas al alcohol. Ally es una camarera que en sus ratos libres, se dedica a componer canciones para otros. Una noche ambos se encuentran en un club, y esto supondrá el inicio de un viaje lleno de sobresaltos, de éxito y de fracasos.

Era una tarea bastante complicada para un director nobel como Bradley Cooper, más acostumbrado a ponerse delante de las cámaras y hacer pasar un buen rato con su actitud tan chulesca pero agradable, en cintas como la trilogía de Resacón en Las Vegas, El lado bueno de las cosas (David O. Russell, 2012) o Historias de San Valentín (Garry Marshall, 2010). Pero Cooper sabe lo que es drama y sabe en qué instrumentos se basa este género para tocar la fibra del público. Además es un actor que, prácticamente, ha tocado todos los géneros y se desenvuelve con cierta soltura entre ellos, por lo que no es de sorprender su buena interpretación en esta cinta.

Con la cantante Beyoncé fuera del proyecto, nos encontramos a Lady Gaga. La cantante norteamericana apenas había aparecido como secundaria en contadas ocasiones (Sin City: Una dama por la que matar (Frank Miller y Robert Rodriguez, 2014), o Machete Kills (Robert Rodriguez, 2013)) por lo que podemos que es su primer gran papel en Hollywood. Su retrato de la inocencia, de las ganas del triunfar y de luchar por los sueños, quedan reflejados en un papel que, aunque parece evolucionar de forma un poco acelerada, transmite bastante bien lo que nos quiere contar. A veces llegar al éxito supone hacer sacrificios. La ayuda de secundarios como Sam Elliott o Andrew Dice Clay (el mítico Ford Fairlane) completan un reparto homogéneo.

Bradley Cooper y Lady Gaga.

Y es que Ha nacido una estrella es, sobre todo un drama sobre el duro camino al éxito, tanto de la forma más positiva como de la forma más negativa. Dos personajes de “mundos” diferentes, pero con las misma necesidad, encontrar la pieza que les falta en su vida, es un duro retrato, pero a la vez la película transmite cierto buen rollo, lo que le resta intensidad en muchas veces, algo que no beneficia a una historia con tormentos y alegrías como la que aquí nos cuentan.

Es una película que llega más al entretenimiento que al drama más crudo. A Ha nacido una estrella le falta garra, le falta intensidad, es un drama con el que no terminamos de conectar, de emocionarnos, a pesar de sus constantes intentos por conseguir una respuesta de público.

La música tiene un papel muy importante dentro de la película, es, a grandes rasgos el motor que mueve a los protagonistas, su nexo de unión. Ya sólo su banda sonora merece escucharse, aunque no simpaticemos con la película en su conjunto.

Ha nacido una estrella descubre a un director y a una actriz, pero yerra al trata de conmovernos, de revolvernos por dentro. Son personajes atormentados, sí, llenos de sueños y demonios, pero no terminamos de verlos en pantalla. Hay momentos en los que todo parece suceder precipitadamente, como con necesidad de que acontezca lo más rápido posible para avanzar hasta el siguiente escalón del drama.

Ficha técnica

Guión
Eric Roth, Bradley Cooper, Will Fetters
Dirección de fotografía
Matthew Libatique
Música
Bradley Cooper, Lady Gaga
Montaje
Jay Cassidy
Formato
2.39:1
Nacionalidad
USA
Duración
136 min.
Distribución
Warner Bros. Pictures
Más información

Comparte: