Infierno azul
The Shallows ● 2016 ● USA ● 1h 26min
”Náufrago + Tiburón = Infierno azul.”
★★★★★






Comparte

A veces resulta inevitable para muchos directores, hacer alguna película a modo de tributo a algún tipo de ídolo cinematográfico o título emblemático. Peter Jackson confesó su debilidad por aquel King Kong protagonizado por Fay Wray, y transmitió su admiración en aquel correcto “remake” del 2005. Ahora el español Collet-Serra, ya asentado en la industria de Hollywood, se marca su particular Tiburón (Steven Spielberg, 1975), pero de una forma mas minimalista, reduciendo prácticamente todo. Sinceramente, desconozco si para él es un homenaje o no.La historia, que bien podría contarse en folio y medio (a lo sumo dos), nos presenta a una joven deportista a la que le gusta el surf y que un día se las ve con un gigantesco tiburón que no la deja ni a sol ni a sombra. La lucha entre el hombre y la bestia, de nuevo se desencadena en el mar.

Vaya por delante que Infierno azul, poco o nada tiene que ver con la obra maestra de Spielberg, por mucho que se nos la haya intentado vender como una nueva visión. Salvo en el enfrentamiento de ambas especies, el resto no hay parecido alguna con aquella maravilla cinematográfica.

Dicho esto, Collet-Serra vuelve a demostrar que se sabe mover por los terrenos del thriller, manteniendo la tensión, creando secuencias decentes, con cierta garra. Pero vuelve a tener el problema en el origen, en la historia de la película, y es que a pesar de los intentos de colarnos algo nuevo, no deja de ser nada que no hayamos visto antes.

El hecho de que el guión lo firme el mismo que la inédita en España Vanishing on 7th Street (Brad Anderson, 2010) lo dice todo. Y eso que aquí, al menos juega con cierta ventaja, la de reducir el espacio de la acción al mínimo, lo que le permite crear situaciones más complejas y en donde se ve si hay o no talento. El realizador ha pasado esta vez, de historias más elaboradas, con laberínticos desenlaces, para decantarse por algo más comercial, menos intelectual.

Infierno azul entretiene, aunque su propuesta no sea más que un estiramiento de una premisa tan simple como efectiva. A esto hay que sumarle la presencia de la atractiva Blake Lively, y el resultado es lo que vemos, poco más, porque la película apenas da para mucho más. Eso sí, se agradece que al menos no haya demasiadas licencias creativas y todo quede, más o menos (repito, más o menos) veraz.

El sutil intento de añadir al personaje protagonista una historia dramática sobre su pasado, su madre o ese fugaz conflicto con su padre (no sabemos mucho más), queda en un mero amago de tratar de convertir este thriller, en un drama.

Infierno azul, sin llegar a hacerse aburrida, que no lo es, como casi todo el cine de Collet-Serra, tampoco es excesivamente deudora de aquella cinta de Spielberg y sabe manejar muy bien la tensión, con escenas que, aunque no especialmente impactantes, al menos están bien resueltas siguiendo los cánones de un género, el de la supervivencia, en el que cada vez se impone el “todo vale”.