La caza

The Hunt (Craig Zobel, 2020)
En cuanto deja ver sus cartas, la partida se termina rápido
★★★★★

La productora Blumhouse (fundada en el año 2000) está que lo rompe con una ingente cantidad de producciones en los últimos años. Responsable de sagas de éxito como Paranormal Activity, The Purge, las dos entregas de Ouija o la saga Insidious, es en la actualidad la gallina de los huevos de oro del cine de terror. Conscientes de que sus títulos no son precisamente obras maestras (la crítica y la taquilla lo demuestran) de ahí que cada año estrenen unas 12 o 13 películas. De vez en cuando sueltan algún título con algo más de enjundia (Whiplash (Damien Chazelle, 2014), Déjame salir (Jordan Peele, 2017), Infiltrado en el KKKlan (Spike Lee, 2018) o Glass (M. Night Shyamalan, 2019), pero por lo general es cine bastante “fast food”.

Su última criatura es La caza, una cinta en donde nos encontramos con un grupo de gente que despierta en mitad de un descampado, y deberán huir de unos hombres que quieren darles caza. No saben ni el motivo ni quien quiere verlos muertos.

Escribe el guión a cuatro manos Nick Cuse y Damon Lindelof, quienes también se han encargado de las series de Watchmen o The Leftovers, en donde conocieron a Craig Zobel. Lindelof, experto en generar historias con cierto misterio (la serie Perdidos, por ejemplo) aporta su granito de arena en la historia creando cierto interés, algo que pronto se desvanece cuando empieza el desfile de muertes y sangre.

Betty Gilpin.

Lo mismo le pasa a su trasfondo. Y es que en el fondo La caza se refugia en una crítica social (nada nuevo para Zobel). Todo bien hasta aquí, pero no parece importarle mucho cuando por momentos, ese fino hilo que podría separarla de una simple película de muerte y más muerte, se rompe. La caza tiene un buen planteamiento y podría haber dado para una película algo más ácida (como ha demostrado, por ejemplo Noche de bodas (Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, 2019)), pero posiblemente no era esa su intención y lejos de que la cinta quedase demasiado vacía, se han introducido esos elementos.

No hay duda de que sin ello, la película no aportaría mucho. De hecho… no aporta mucho, es quizá un poco decepcionante como con ese buen planteamiento, esas buenas fibras en la historia, e incluso un reparto bastante competente, se ha hecho una cinta tópica, llena de clichés y con algunos diálogos ciertamente infumables.

La caza no aburre, faltaría más, pero sin que nos deja con la idea de que podríamos haber visto algo mucho más interesante. Todo se queda en un ejercicio tibio, con buenas ideas, pero que la ejecución no culmina como debería.

A nivel técnico, no se escatima en sangre, explosiones, cuerpos desmembrados… lo habitual en el cine más “visceral” de Blumhouse. Muchas veces, hasta parece que sea una excusa para continuar por donde no debería hacerlo. Eso sí, no es una cinta de terror, que quede claro.

La caza es decepcionante, tiene cierta crítica hacia la sociedad en la que vivimos, pero le fallan más cosas de las que acierta, entre ellas su desenlace. Tiene un par de detalles interesantes, como por ejemplo su protagonista, que quizá sea de lo mejor de toda la película.

Ficha técnica

Guión
Nick Cuse, Damon Lindelof
Dirección de fotografía
Darran Tiernan
Música
Nathan Barr
Montaje
Jane Rizzo
Formato
2.39:1
Nacionalidad
USA
Duración
90 min.
Distribución
Universal Pictures
Más información

Comparte: