La maldición (The Grudge)

The Grudge (Nicolas Pesce, 2020)
Tiene algo interesante, pero la fórmula del susto fácil sigue estando presente
★½★★★

Nueva versión de la historia de Takashi Shimizu (y han pasado dieciocho años desde el estreno de su cinta) y segunda revisión que Hollywood hace tras la que dirigió el propio Shimizu en 2004 con Sarah Michelle-Gellar como protagonista, quizá algo más próxima a su obra original que esta revisitación de un desconocido Nicolas Pesce. Pese a sus intentos de renovar la historia, la fórmula sigue siendo la misma y el resultado dista poco del cine de terror que nos visita en los últimos años.

La detective Muldoon se encarga del misterioso hallazgo de un cadáver en el bosque. Sus investigaciones la llevan hasta el número 44 de la calle Rayburn. En esa casa ha habido muchas muertes y todas tienen como conexión el regreso de Fiona Landers (una cuidadora social) de Japón. Una extraña maldición perseguirá a la policía que tratará de indagar qué pasó con todas esas muertes.

¿Es más de lo mismo? Sí, pero con matices. El propio Pesce, nada ajeno al terror, se ha encargado de revisitar este clásico del género bautizado como “J-horror” y al que pertenecen, además del propio Shimizu, nombres tan conocidos como Hideo Nakata o Takashi Miike. Pesce se limita a dejarnos con una serie de escenas enlazadas entre sí (aquí es donde viene lo interesante de la película), pero que no aportan nada y que, básicamente siguen la fórmula de los “jump scares” con previsibilidad absoluta.

Lo destacable de La maldición (The Grudge) se encuentra en su hilo narrativo. Al menos el guionista se ha molestado en trazar una historia bastante interesante (una investigación policial) que, sin huir de un esquema clásico, nos intercala escenas atemporales, mientras la protagonista va investigando el caso. Es destacable porque al contrario que muchas producciones actuales (se me viene a la cabeza la infame La monja (Corin Hardy, 2018)) se agradece que no sea únicamente una mezcla de escenas poco terroríficas y con escaso interés.

Andrea Riseborough.

Aunque la trama no es que sea una maravilla, si logra crear interés, que nos involucremos en la investigación, pero en sus últimos treinta o cuarenta minutos, todo se vuelve tedioso y deseamos que acabe cuanto antes, porque ya se ve que la fórmula está muy gastada y la historia ya está perfectamente contada.

A nivel interpretativo, poco podemos decir, la verdad. Los actores están correctos, sin más, aportan su carisma (sobre todo Bichir) y aunque ciertamente estereotipados, no ensucian demasiado los pocos puntos interesantes que tiene la película.

Pesce (en su cuarto largometraje) apoca muy poco al género y de hecho la cinta es consciente de lo que es, no aspira a mucho más. Pero se agradece que La maldición (The Grudge) haya sido un pequeño intento por aportar algo más a un género que, últimamente parece haber quedado relegado a títulos con poca repercusión, y casi siempre vistos en festivales especializados.

Hollywood sabe que el terror es un género que, aún a día de hoy, sigue haciendo dinero, pero tampoco parece molestarse en encontrar nuevas ideas (que es complicado) sino que continúa con la misma fórmula y que incluso algunos nombres como James Wan o Mike Flanagan, no parecen querer abandonar con deseo. De vez en cuando nos topamos con alguna cosa interesante, pero en circuitos comerciales, poco.

Ficha técnica

Guión
Nicolas Pesce
Dirección de fotografía
Zack Galler
Montaje
Ken Blackwell, Gardner Gould
Música
The Newton Brothers
Formato
2.39:1
Nacionalidad
Canadá, Japón, USA
Duración
94 min.
Distribución
Sony Pictures
Más información

Comparte: