Las brujas (de Roald Dahl)

The Witches (Robert Zemeckis, 2020)
Una muy entretenida propuesta que si bien sólo rescata un clásico
★★★★★

Fallecido hace ya diez años (el mismo año que se estrenó la primera adaptación de este libro bajo el título La maldición de las brujas), el galés Roald Dahl es sin duda uno de los escritores de historias fantásticas más reconocidos del mundo, y quizá de los más adaptados tanto a cine como a televisión (algunas de sus historias se adaptaron para la serie Alfred Hitchcock presenta… (1961)). Suyos son los orígenes de títulos como Un mundo de fantasía (Mel Stuart, 1971) (y por ende su «remake» Charlie y la fábrica de chocolate (Tim Burton, 2005), James y el melocotón gigante (Henry Selick, 1996), Matilda (Danny DeVito, 1996) o Mi amigo el gigante (Steven Spielberg, 2016). También se atrevió a escribir para el cine, con los guiones originales de Sólo se vive dos veces (Lewis Gilbert, 1967) o Chitty Chitty Bang Bang (Ken Hughes, 1968).

Pero en 1990 se adapta su libro Las brujas, publicado en 1983 y que cuenta la historia de un niño que descubre, en una reunión de brujas, a la gran bruja de todas, que quiere transformar a todos los niños del mundo en ratones. La adaptación dirigida por Nicolas Roeg, pronto se hace un hueco entre el público juvenil, aunque nunca ha sido una película demasiado destacable a nivel cinematográfico. La presencia de Angelica Huston en su reparto, sin duda le daba empaque.

Ahora, es la actriz Anne Hathaway, con bastante acierto, todo sea dicho, quien hereda el personaje de la gran bruja (ese aire de impostura que también tenía Angelica Huston). Pero en esta ocasión, el espléndido maquillaje de aquella y que maravillosamente creo la Creature Shop de Jim Henson, es sustituido por un “cibermaquillaje” que, aunque en ocasiones se funda con el tradicional, le quita ese halo de fantasía que tenía la película y lo acerca más a una realidad terrorífica.

Y es que en esta versión, las brujas dan miedo realmente (hablamos de una cinta que no es apta para todos los públicos, a pesar de que su historia está enfocada a niños). Y es que hay ciertos detalles que, de alguna forma, quitan la sorpresa que sí había en la película de Roeg sobre el aspecto de las villanas (una de las cosas más importantes de la adaptación). Es una evolución, también hay que decirlo, en cierto modo lógica, lo mismo que el uso de personajes animados por ordenador para dar vida a los ratones protagonistas.

Anne Hathaway.

Pero es que todos estos elementos, en manos de un director con poca experiencia, habría resultado, seguramente, una cinta apabullante, sin detalles y absolutamente anodina. Pero detrás de las cámaras está Robert Zemeckis, director reputado que no necesita presentación y que su manejo del lenguaje cinematográfico enfocado al público joven e infantil, es más que notable. Prueba de ello son los buenos títulos que nos ha regalado, prácticamente, desde que debutara en 1980 con Frenos rotos, coches locos.

Es precisamente ese toque “made in Zemeckis” lo que le confiere a esta versión, su interés. La cinta maneja muy bien el ritmo, los personajes, hay interés, se nos crea interés, hace que nos sintamos muy cerca del pequeño protagonista. Además si somos de los que admiramos la cinta de 1990, veremos como muchas partes han sido actualizadas manteniendo, en esencia, su intención. Es de agradecer que Zemeckis haya tomado las riendas de este proyecto, aunque no descubre nada nuevo, sirve para actualizar aquella película.

¿Innecesaria? Sí, seamos sinceros. A día de hoy una historia tan sencilla, efectiva y tan próxima a edades pequeñas, bien podría haber terminado en alguna plataforma o directamente en el mercado del formato físico (“direct to video” como se decía antaño). Pero tener a un realizador como él detrás, a Guillermo del Toro como uno de los guionistas, y a contar con la esencia de la primera adaptación, son sin duda razones para su estreno (a pesar de la que está cayendo).

Las brujas (de Roald Dahl) mantiene la esencia de la historia, aunque sí que elimina algunos elementos que le restan un poco de misterio, cosa que la primera adaptación sí tenía. A pesar de eso, es una película bastante disfrutable, que incluso puede sorprender.

Ficha técnica

Guión
(sobre el libro de Roald Dahl)
Robert Zemeckis, Kenya Barris, Guillermo del Toro
Dirección de fotografía
Don Burguess
Música
Alan Silvestri
Montaje
Ryan Chan, Jeremiah O’Driscoll
Formato
2.39:1
Nacionalidad
USA, México
Duración
106 min.
Distribución
Warner Bros. Pictures
Más información

Comparte: