Little Monsters

Little Monsters (Abe Forsythe, 2019)
Deslenguada cinta sobre zombies con espíritu de cine de serie B
★★★½

Hubo un tiempo, hace unos años, en donde el cine de terror, el cine de zombies era sencillo, muy honesto, con cierto arte. Incluso el cine de serie B, de bajo presupuesto, que abordaba este subgénero, tenía su encanto. El director australiano Abe Forsythe, antes de ponerse a los mandos de la nueva entrega de la saga RoboCop (que llegará en unos años) nos deja con esta cinta que, en cierto modo, hereda unos cuantos elementos del cine de zombies de serie B.

David acaba de romper con su novia y se va a vivir durante una temporada a casa de su hermana Tess. Ella vive sola con su hijo, el pequeño Felix. Un día, David acompaña al niño al colegio y conoce a la profesora Caroline. Entonces decide acompañarlos a todos a una excursión durante una soleada mañana, hasta que en unas instalaciones militares cercanas, estalla una crisis y unos zombies se escapan… vamos, algo muy habitual.

Una historia tan arrebatadamente alocada como la que plantea Forsythe (que también escribe el guión) no pude resultar se considerada como heredera de aquel cine tan honesto y sencillo, en el que las historias, por muy alejadas de la coherencia que estuvieran, despertaban en cada uno de nosotros cierto interés. Sí, son situaciones que resultan cuando menos hilarantes, pero es lo de menos si lo que queremos es meter en una coctelera a personajes tan demenciales como los que se presentan.

Y es que Little Monsters se rinde ante su trío protagonista. Empezando por la promesa Lupita Nyong’o, que se dió a conocer con su Oscar por 12 años de esclavitud (Steve McQueen, 2014) y que aunque lleva ya unas cuantas cintas a sus espaldas, no decepciona en un papel tan frágil (en apariencia) como es la de una profesora de colegio que debe mantener siempre a sus alumnos protegidos y hacerles ver que todo es un juego.

Lupita Nyong’o.

Por otro lado tenemos a Alexander England, a quien vimos en Alien: Covenant (Ridley Scott, 2017) y que aquí aporta el punto más cómico y deslenguado. Un papel fresco, muy gracioso, pero que en el fondo guarda cierta pena por cómo vivió su niñez y por el temor que tiene a ser un padre reflejo del suyo. Aunque sus intervenciones son impagables (sobre todo en los primeros minutos), la evolución resulta igualmente agradable. Es un personaje que se va moldeando durante la película gracias al de Nyong’o.

Y cierra el triángulo Josh Gad, a quien hemos visto en varias cintas de Disney o poniendo la voz al entrañable Olaf en las dos partes de Frozen: El reino del hielo. Gad, da vida a un ídolo infantil que, casi tan deslenguado como David, poco a poco vamos descubriendo cómo es. Sin duda sus escenas con England, son de lo mejor de la película, así como sus reacciones ante los niños.

Little Monsters es una película muy entretenida, con la que reírse bastante, que tiene cierta historia detrás, pero que sobre todo rinde mucho homenaje al cine de los ochenta, al cine de serie B, casi me atrevería a decir a las cintas de Romero… La dirección de Forsythe, sin ser nada especial, es efectiva y no se recrea en nada que no aporte. Una cinta muy recomendable para pasar un rato sin olvidar, también la importancia de la música en la historia.

Ficha técnica

Guión
Abe Forsythe
Dirección de fotografía
Lachlan Milne
Música
Piers Burbrook de Vere
Montaje
Jim May, Drew Thompson
Formato
2.39:1
Nacionalidad
Australia, Reino Unido, USA
Duración
93 min.
Distribución
A Contracorriente
Más información

Comparte: