Looper ● 2012 ● USA-China ● 1h 59min
★★★★★

Looper

Cuidado, porque no es una cinta de acción al uso.

Looper es una cinta un poco compleja de comentar. De esas películas que, si realmente te ha creado interés, merece verse más de una vez, a sabiendas de que uno ya sepa su final. Johnson ha demostrado jugar con los viajes en el tiempo, las tramas de suspense e intriga (nada nuevo para él) y con un reparto muy variado.

Y lo ha demostrado con creces, a pesar de que Looper no es perfecta. Para quien esté familiarizado con la mezcla entre ciencia ficción y thriller, no podrá negar que la premisa argumental de Looper es bastante atractiva. Mixturar ambos ingredientes y que el resultado sea digno de agrado, resulta complicado, pero en esta ocasión, Johnson consigue igualar de forma atractiva ambas cosas.

Salvando algunas “reglas” que el propio director/guionista nos impone en la historia y que, posteriormente, se encarga de violar, el resultado de Looper dista quizá se convertirse en una cinta modelo, para decepción de muchos seguidores (que los tiene). Rian Johnson quizá peca de excesiva planificación a nivel técnico, algo que ya dejaba patente en Brick (2006), su primera película y con la que comparte no sólo un estilo similar, sino hasta el protagonista, un siempre espléndido Joseph Gordon-Levitt (incluso imitando de forma impostada los modos de Bruce Willis).

No es quizá una cinta de acción al uso, en ese sentido puede decepcionar a los que al ver el nombre de Bruce Willis en el cartel se piensen otra cosa. Los escasos treinta minutos del actor en pantalla no sirven siquiera para eclipsar a su compañero de reparto. El resto de intérpretes deja bastante indiferente, más por su rol que por su interpretación. Y es que Johnson no se caracteriza principalmente por aflorar calidez en aflorar, siempre en su propio “mundo”, casi alienados de la realidad.

Quizá la mayor pega que le podemos poner a Looper radique en su montaje, en su ritmo. Con un buen comienzo y un buen final, el resto del metraje se antoja un tanto lento. Ya sabemos que su director no es amigo de grandes persecuciones, de abusar de un montaje casi de videoclip, lo hemos conocido y sabemos su estilo. Looper no evoluciona en este sentido, es una cinta más de su realizador, con una atractiva (insisto, a priori) historia de por medio. Quizá el groso de cinta sea algo complicado de soportar si no estamos acostumbrados a ello.

Por lo demás, la solidez con la que cuenta Looper es, sin duda, algo a tener en cuenta. Un thriller de ciencia ficción lejos, quizá, de los establecido en muchos aspectos, eso si, sin olvidar que ya resulta complicado ver hoy en día una cinta con un estilo propio, y Johnson la verdad es que lo ha conseguido. Salvando aquellas pequeñas pegas que hacen referencia sobre todo a su ritmo, Looper se deja ver y seguramente encante, eso si, complicado resultará el amor a primera vista.