Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1
The Hunger Games: Mockingjay - Part 1 ● 2014 ● USA ● 2h 03min
”Su guión y su ritmo, son sus principales enemigos.”
★★★★★






Comparte

Poco a poco nos vamos acercando al final de la saga iniciada hace ya tres años. Con un inusual trasfondo político-social (inusual en productos de este tipo adaptados al cine), Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1, quizá peque de ser la menos movida de todas (aquí no hay juegos que valgan), pero también es la que más carga dramática tiene de todas las estrenadas hasta el momento. No exenta quizá de un ritmo bastante pausado, la película devuelve, seguramente, la esencia de toda la historia, dejando un final abierto y listo para un espectacular final (o eso se supone).

Katniss ha sido “rescatada” por el misterioso Distrito 13, una comunidad que vive bajo tierra y que espera el momento exacto para atacar al gobierno del Capitolio. Pero Katniss deberá enfrentarse con más cosas, entre ellas con el poder del Presidente Snow, que tiene guardado un potente as en la manga.

Francis Lawrence hizo un trabajo bastante aceptable con Los juegos del hambre: En llamas (2013). El hecho de haberlo seleccionado para volver a hacerse cargo del final de la saga, dice bastante a su favor. Sus buenas maneras a la hora de abordar una historia como ésta, ha conseguido que la cinta al menos aporte mucho más a la saga, fuera del aspecto espectáculo. A pesar de ello, la película lleva cierto lastre durante casi todo su metraje, una sensación de lentitud inexplicable.

Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1 no se ha permitido el lujo de explotar algunas secuencias que podrían haber dotado a la cinta de algo más de espectáculo. Es por ello que la mayoría de las escenas aportan más al trasfondo que a otra cosa, algo que puede cansar a algunos espectadores.

Y es esa sensación plúmbea la que nos lleva a la decepción, a la pregunta de la necesidad de haber dividido la última entrega en dos parte. La evidencia nos lleva a pensar que este corte es más una idea de marketing que una necesidad, porque básicamente, lo que nos cuentan aquí, bien se podría haber resumido en unos cuarenta minutos, a lo sumo. Quizá el excesivo ansia por querer hacer taquilla ha convertido a esta primera parte en la peor de toda la saga.

A nivel actoral, la película cuenta con algún que otro rostro nuevo, como es el caso de Julianne Moore, cuya solvencia interpretativa es equiparable a su presencia en pantalla. Cualquier personaje lo convierte en suyo y lo hace creíble. El “cast” que repite mantiene igualmente, la línea cumplidora que han venido haciendo hasta ahora, incluso Liam Hemsworth, cuya presencia en esta cinta es mayor que en las anteriores.

Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1 se desarrolla muy despacio, es casi como un mazazo con respecto a las anteriores entregas, y choca su parsimonia y la forma en la que pasa todo. Los personajes sí que es cierto que al menos tienen más historia y presencia, pero la falta de escenas algo más movida, lastran una cinta que podría haber sido mucho más.

Seguramente con la segunda parte, enmienden algunas de estas pegas y la saga tenga un más que digno final.