Los Vengadores
The Avengers ● 2012 ● USA ● 2h 23min
”No hay lugar para el aburrimiento o el tedio.”
★★★★






Comparte

El director Joss Whedon ha tenido la tarea (y la suerte) de dirigir uno de los títulos más emblemáticos del año. Los Vengadores, no cuenta nada nuevo, pero es un auténtico entretenimiento que merece la pena ver. Estamos quizá para muchos, ante la película del año.

Ya llevábamos unos cuantos años preparándonos para este espectacular evento. Tras el bombardeo masivo de material promocional, Los Vengadores ya han aterrizado en los cines. Amen de su más que cantado éxito en taquilla, la película sirve como enlace entre las últimas películas de superhéroes que hemos podido ver.

La afición de Joss Whedon por el cómic y en general por una cultura que ha bebido mucho de ellos, es quizá lo que le dió ventaja para hacerse con un proyecto tan deseado como éste. A pesar de su corta filmografía como director (sólo Serenity (2005) y series de televisión, entre ellas el origen de esa película, Firefly), el realizador se ha desenvuelto como un profesional dentro de una cinta que, sinceramente, no exigía tampoco excesivos riesgos.

Los Vengadores, un enorme “crossover” de las últimas producciones MARVEL de superhéroes, es uno de esos ejemplos que embriagan sin quererlo, que entretienen a más no poder, que enganchan a todo fan del cómic (su principal espectador), pero que dentro de lo que es, no tiene absolutamente nada que esconder. Su tremenda transparencia es lo que le ha dado también, parte de su augurado éxito.

En base a unos carismáticos personajes y a un reparto de auténtico “blockbuster”, Los Vengadores no es precisamente una reflexión acerca de nuestro destino. El guión, muy cercano a los bocadillos “marvelianos”, sirve para enganchar al personal, para soltar hasta incluso pequeñas dosis de humor que lo convierten en ágil, muy fácil de seguir y hasta simpático. No hay lugar para aburrimiento o tedio en el texto de Whedon.

De todo el conjunto interpretativo, siempre hay alumnos aventajados. Es en este aspecto donde se nota cierta desigualdad entre sus personajes. Quizá los nombres de Tom Hiddleston y Mark Ruffalo sean los que brillen dentro de todas las explosiones y persecuciones que se incluyen.

El primero construye un villano que, a pesar de no ser excesivamente despiadado, si tiene muchos trazos de villano clásico (dominar el mundo, lucha familiar, hasta incluso algunos atisbos de cierta humanidad, intenta engañar a sus “enemigos”…). Hiddleston es un espléndido actor y si en la presentación de su personaje (Thor (2011)), de Kenneth Branagh) ya dió muestras de ello, aquí lo vuelve a hacer con mucha dignidad, no sólo repitiendo aspectos, sino aportando cosas nuevas.

Mark Ruffalo se ha estrenado dentro de un género totalmente ajeno a su filmografía. Se ha adueñado del personaje “maldito” del grupo (recordemos que ni Eric Bana ni Edward Norton fueron elegidos a pesar de haber interpretado a Banner en cintas de MARVEL). La construcción de un atormentado científico con un extraordinario poder, ha dado muestras de la enorme capacidad interpretativa que posee el actor de Wisconsin. Si para muchos era una duda (me incluyo), ésta ha desaparecido.

El resto de sus “superprotagonistas” se adueñan de papeles que ya les sientan como anillo al dedo, a pesar de que algunos sólo tengan un título en solitario a sus espaldas, o incluso ninguno. Whedon lo ha tenido fácil en este aspecto, pero además, se han encargado de aportar su enorme presencia y su talento para darnos uno de los mejores “assemble” de superhéroes de los últimos tiempos.

Los Vengadores es el verdadero cine palomitero, el auténtico as en la manga de MARVEL/Paramount, una cinta cuyo destino es sin duda salvar la taquilla y, por qué no, si hay más partes y merecen, para un servidor, adelante. De vez en cuando se agradece que el cine sea plano. Espectáculo y acción es lo que prometía… pues es lo que ofrece.