Deepwater Horizon ● 2016 ● USA-Hong Kong ● 1h 47min
★★★★★

Marea negra

Cuando el cine de catástrofes muestra su cara más aburrida.

La filmografía del actor Peter Berg trás las cámaras, vuelve a dejarnos un poco indiferentes con Marea negra, relato dramático sobre el terrible accidente que sucedió en la plataforma petrolífera Deepwater Horizon que la compañía BP tenía arrendada en el Golfo de México en el año 2010. Como consecuencia de aquel fatídico suceso, murieron 11 personas y se derramaron al mar una cantidad ingente de crudo, siendo hoy en día el vertido accidental más alto de la historia (unos cinco millones de barriles de crudo, aproximadamente).

Berg, deja a un lado las terribles consecuencias de este desastre para centrarse principalmente en los hechos, y teniendo al personaje de Mark Wahlberg como hilo conductor de esta terrible historia humana. Desde el punto de vista técnico, la cinta reúne unas condiciones básicas dentro del cine de catástrofes, por que no olvidemos que es cine de catástrofes, por lo que a nivel técnico y visual poco o nada nos va a descubrir.

Se agradece que al menos, se hayan tomado la molestia de recrear con cierto realismo, todo el mundo que se mueve en una plataforma de este tipo. Así mismo también refleja bastante bien la acción, durante la catástrofe, aunque con cierta confusión. Uno tiene la sensación de que no sabe bien que está pasando o qué ha explotado o incluso quien ha muerto.

Pero hasta que todo se pone patas arriba, Berg se toma su tiempo presentando a los personajes. Es quizá en esta parte donde la película peca de un ritmo un poco lento, hasta pesado. Seguramente el espectador que está esperando más explosiones que otra cosa, se sienta un poco decepcionado. Pero al menos se toma la molestia de trazar buenos personajes para, después, conseguir que empaticemos con ellos, aunque el experimento no le sale demasiado bien.

Marea negra no viene a descubrir demasiadas novedades, simplemente se vuelve a marcar una historia tan patriótica como sólo los americanos saben hacer. Berg ya lo ha hecho en otras ocasiones, por lo que no le resulta extraño volver a convertir a Wahlberg en un tipo corriente, con mucha suerte.

Pero más allá de las pretensiones de la película, la cinta es un poco densa. Me explico, se la requiere agilidad, convicción, credibilidad y drama, aquí no vemos nada de eso, y encima le cuesta seguir avanzando. No es perfecta, y Berg lo sabe, por ello lo trata de compensar con un reparto acertado.

Kurt Russell, John Malkovich, Dylan O’Brien o Kate Hudson (hijastra de Russell en la vida real) completan un cast que tampoco brilla demasiado, pero al menos consiguen con bastante solvencia, sortear una cinta llena de tópicos.

Marea negra puede seguir siendo un episodio fatídico de la historia norteamericana, pero a Berg no le interesan los “porqué”, simplemente relata, cuenta la historia de quienes la vivieron, sin posicionarse y sin explicaciones. Por este tipo de cosas, el cine de catástrofes ha llegado a convertirse en un auténtico rollo.