Midway

Midway (Roland Emmerich, 2019)
Espectacular en sus formas, pero sin nada realmente interesante
★★★★★

Hace unos años, cuando Michael Bay estaba en lo más alto de su carrera, estrenó Pearl Harbor (Michael Bay, 2001), una película que recreaba con suma espectacularidad, el bombardeo japonés de la base militar americana, lo que desencadenó la intervención de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial (así a groso modo). En el aspecto técnico, poco hay que reprocharle a aquella superproducción (que hizo una taquilla asombrosa), pero la poca virtud de su realizador para engastar una historia dramática en ella, dejaba en evidencia que la cinta sólo se sostenía por sus proezas técnicas (nadie olvida aquel plano de la bomba cayendo desde el avión hasta el barco nipón).

Roland Emmerich, otro enamorado de lo espectacular, aunque con bastante más honestidad que Michael Bay pero igualmente falto de tacto para manejar el drama, parece haber tomado aquella cinta como referencia a la hora de plasmar las batallas aéreas que muestra en Midway (Roland Emmerich, 2019), porque la película en este aspecto, despliega todo su arsenal y nos regala espectaculares secuencias que van desde el mismo bombardeo de Pearl (como lo llamaban los americanos), pasando por la batalla del Mar del Coral y culminando en la espectacular batalla de Midway, que se saldó con la victoria (por retirada, eso sí) del ejército norteamericano.

Y no hay más, a pesar de que Emmerich pretenda incluir algunos añadidos dramáticos, sabemos perfectamente sus carencias, él mismo lo sabe, y no hace falta ni que demuestre nada ni que intente camuflar sus flaquezas. Le pasa como a Michael Bay, ir a ver una de sus película es saber perfectamente lo que se va a ver.

Es un director honesto, que no acostumbra a engañar y esa sinceridad parece buscarla igualmente en los guiones de sus películas. Aquí, escrita por Wes Took (guionista de series como Colony o Jean-Claude Van Johnson) no hay mucho donde rascar lejos de las batallas ya mencionadas. No faltan los clichés en los personajes, frases algo vacías y, en general, un clima que no destaca precisamente por su autenticidad.

Ed Skrein y Luke Kleintank.

Pero a Emmerich eso le da bastante igual, él quería hacer su película sobre Midway (evidentemente muy lejos de la cinta de Jack Smight, aunque comparte algunas cosas), y la ha hecho. Una cinta que no se molesta demasiado en profundizar sobre los personajes, sino que a base de hechos muy establecidos pretende que sea el espectador el que simpatice directamente con ellos.

Tenemos personajes que muestran valentía (como el protagonista, Ed Skrein), otros que presentan el miedo (como Keena Johnson), otros que presentan la inseguridad, el fracaso, la tenacidad… son aspectos muy “militares” pero que no suponen nada nuevo, por que están siempre reflejados en cualquier película con un trasfondo bélico.

El nivel interpretativo tiene grandes nombres, y es que Emmerich consigue reunir en sus películas estrellas de renombre, tanto para protagonizarlas, como para salir, aunque sea, diez minutos (como sucede aquí con Aaron Eckhart, que hereda el personaje que interpretó Alec Baldwin en la cinta de Bay). Están todos correctos, porque tampoco se les exige mucho más.

Para acentuar que los soldados son, ante todo, humanos, la historia se centra en algunas pequeñas tramas “personales”, como las vivencias con las familias de los personajes (sus mujeres, sus hijos…) pero en ningún momento nos conmueve lo que estamos viendo, porque Emmerich es así, convierte en espectáculo absolutamente todo, y no tiene pudor en ello.

Es una película que busca entretenimiento, una cinta bélica artificial, pero con una marca personal (ojo, que no es que sea una película de autor), a nivel técnico pocas pegas podemos ponerle porque sabemos que Emmerich es un maestro en lo de planificar escenas con abundantes efectos especiales, y da igual si son prácticos como generados por ordenador, su dilatada experiencia habla por si sola.

No se puede esperar un drama bélico, pero al menos si conseguimos aceptar su tono, podremos pasar un rato entretenido, aun a costa de ver un cruento episodio.

Ficha técnica

Guión
Wes Tooke
Dirección de fotografía
Robby Baumgartner
Música
Thomas Wander, Harald Kloser
Montaje
Adam Wolfe
Formato
2.39:1
Nacionalidad
USA, China, Hong Kong, Canadá
Duración
138 min.
Distribución
Diamond Films
Más información

Comparte: