The Girl in the Spider's Web
★★★★★
Un thriller de acción con pocas pretensiones que simplemente entretiene

Millennium: Lo que no te mata te hace más fuerte |(Fede Álvarez, 2018)

La saga del escritor Stieg Larsson parece que vivió hace años, su época dorada, con las adaptaciones de las tres primeras novelas que el propio Larsson terminó de escribir antes de morir repentinamente con apenas cincuenta años. Su éxito no quedó ahí y dejó material (no mucho, todo sea dicho) para que se continuase su obra si había alguien a quien se lo permitieran. El “afortunado” fue el periodista deportivo David Lagercrantz, que se encargó de terminar dos nuevas novelas.

Millennium: Lo que no te mata te hace más fuerte (Fede Álvarez, 2018) adapta esa primera de las dos novelas “post-Larsson” y cuenta además con la británica Claire Foy como nueva opción para relanzar al personaje que hiciese popular la sueca Noomi Rapace, y que incluso Hollywood ya intentase resucitar con Rooney Mara en la película de Fincher Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres (2011).

En esta nueva “aventura”, el personaje de Lisbeth Salander se enfrenta a dos villanos. Por un lado su pasado y por otro lado una especie de organización mundial que ansía el Firefall, un software desarrollado para controlar satélites.

Así a bote pronto, la historia nos puede incluso confundir y podemos estar hablando de la nueva entrega de James Bond, y no pasaría nada. El personaje de Salander se hace más grande, y amplia sin duda sus habilidades. Atrás queda la hacker silenciosa, frágil y con cara de pocos amigos. Foy aporta eso, sí, evidentemente no se puede traicionar a la esencia del personaje, pero aquí parece una especie de “superheroína” (no superhéroe) capaz de todo y que apenas muestra síntomas de fatiga.

Foy es una buena Salander, la verdad que podría ser el principio de una nueva saga y con ella creo que la cosa iría muy bien. Pero todo tiene un precio, y convertir al personaje en esa especie de James Bond, como que no queda del todo muy acertado, máxime cuando tenemos la imagen aún de Noomi Rapace enfundada en el personaje. Le viene bien un “reboot”, pero con cierta medida.

La película resulta altamente entretenida si entramos en su juego y si aceptamos lo que vemos. No exige demasiado y se permite licencias muy habituales en los thrillers de acción, algo que no supone ningún problema.

Buen plantel de villanos, de secundarios, y sobre todo escenas de acción bien rodadas, sin demasiado artificio, muy físicas y con poca artillería visual, lo que otorga a Millennium: Lo que no te mata te hace más fuerte, como una cinta en donde se apuesta por lo realista antes que por lo fantasioso, aunque la trama, insisto, no es que sea un ejemplo de originalidad.

Se ve muy bien, todo luce muy bien, y la dirección del uruguayo Fede Álvarez es sencilla pero eficaz, no necesita tampoco de alardes técnicos. Muy bien apoyada por la música (de Roque Baños, al que no escuchamos mucho últimamente), y por la fotografía que sigue manteniendo la esencia de este tipo de productos, con grandes encuadres de parajes nevados, por poner un ejemplo.

Millennium: Lo que no te mata te hace más fuerte es una cinta para abstraerse, para descubrir más sobre el personaje de Salander y sobre todo para darle una oportunidad a este “reboot”.

¿He hablado poco del personaje de Blomkvist? Es que realmente en la película resulta casi anecdótico, y desde luego no hay demasiada química entre ellos. Está claro que se han querido centrar en ella y Foy, desde luego, ha dado la talla.