Ninja Turtles: Fuera de las sombras
Teenage Mutant Ninja Turtles: Out of the Shadows ● 2016 ● USA-Hong Kong-China-Canadá ● 1h 52min
”Es cine de acción, es Michael Bay, así es su mundo. Todo vale.”
★★★★★






Comparte

A pesar de que Ninja Turtles (Jonathan Liebesman, 2014) no tuvo un éxito arrollador (ni siquiera apelar a la nostalgia te asegura una buena taquilla), Paramount tiró para adelante y transcurridos dos días de su estreno, lanzó la bomba de hacer esta Ninja Turtles: Fuera de las sombras (Dave Green, 2016), sin duda técnicamente superior a la primera película.

Continuando con las aventuras de las cuatro tortugas, ahora se las ven con uno de sus archienemigos, Krang, un mutante de origen desconocido (al menos en la película) que se alía con Schredder para traer a la tierra el Tecnódromo, el arma definitiva.

Vaya por delante que la propuesta de relanzar a los personajes fue bastante bien recibida, y aunque la primera cinta supuso un buen intento de volver a contar sus orígenes, aquí la cosa intenta seguir a pesar de volver a cometer los mismos errores, algo que tampoco lastra una película que no pretende sentar cátedra, sino simplemente, que la gente pase el rato. Lo logra a costa de sacrificar lo que podría haber sido un buen remiendo de la primera cinta.

Ninja Turtles: Fuera de las sombras no aporta demasiado al género de la acción. La mano de Michael Bay, de nuevo en la producción, queda muy patente en el aspecto visual de la película. Todo es tecnológico, desmesurado y los planos están hechos para impresionar (aunque no salga Megan Fox). No hay mucho espacio para que Green intente darse a conocer como realizador.

Pero no hay duda de que también intenta explorar el lado más personal de los cuatro protagonistas, planteándoles dudas sobre su conjunto como hermanos, como familia, que al fin y al cabo es lo que son. Pero ese intento se esfuma a las primera de cambio (nunca le ha interesado a Bay explorar sus personajes, no les da importancia), y todo se resume en cuatro o cinco secuencias de acción trepidante y un desenlace igualmente flojo (para no variar, también en las alturas).

El nivel técnico sigue siendo espectacular (prácticamente cada plano tiene un retoque digital), lo que le da un empaque a la cinta de artificialidad que a veces raya lo exagerado. Pero así es el mundo de Bay, impersonal, recargado y en donde la acción tenga el mayor protagonismo posible.

El caso es que lo vende bien, porque si nos dejamos llevar por la película y la acción, Ninja Turtles: Fuera de las sombras no es una cinta demasiado aburrida. Pero claro hay que entrar en su juego, en el todo vale, en el de las coincidencias de guión, en el de frases absolutamente hilarantes. Si entramos estaremos muy contentos.

Como a nivel interpretativo la cinta tampoco ansía mucho más, su reparto no luce demasiado, y su tarea es la de cualquier actor de género. Aquí lo que prima es enseñar lo bien hechos que estan los protagonistas y todo lo que se puede hacer con ellos.

El guión, firmado prácticamente por el mismo equipo (se apea Evan Daugherty), vuelve a mezclar el mismo tono de humor (lo cual se agradece) que siempre ha caracterizado a estos bichos.

Ninja Turtles: Fuera de las sombras aporta muy poco a la historia de los personajes (algo hay), pero no deja de ser una cinta “en serie” hecha para hacer taquilla y nada más, fuera quedan otras motivaciones y otros intentos de renovación. No hay intención.