Orígenes secretos

Orígenes secretos (David Galán Galindo, 2020)
La idea está muy bien, pero hay un problema de guión que lastra todo
★★★★★

Tras su dilatada experiencia como director de cortometrajes y como guionista, este abulense nacido en 1982 es un devorador de cómics y un verdadero conocedor del universo de las viñetas. Publica su primera novela, sobre la que se basa esta Orígenes secretos después de demostrar un humor muy particular con numerosos cortometrajes premiados y que se pueden ver por Internet, como Hostiable o Push up, en donde en clave de comedia se trata la sinceridad en las jóvenes parejas.

Orígenes secretos nos traslada a Madrid, a una ciudad nocturna, lluviosa y misteriosa. Allí una serie de misteriosos crímenes están sucediéndose y el policía al cargo de la investigación está un poco perdido. Para tratar de resolverlos echará mano de Jorge Elías, un joven dependiente de una tienda de cómics e hijo de un veterano y retirado policía. Parece que hay un asesino suelto que utiliza los tebeos como “guía” para cometer sus asesinatos.

La premisa de Orígenes secretos es, cuanto menos, bastante original. Haciendo uso de la cultura popular como es la de los cómics, Galán construye un relato agradable, que nos crea interés y que, al mismo tiempo, sirve también para proporcionar al género del thriller “patrio” un nuevo soplo de aire fresco. Orígenes secretos, en su génesis es una cinta muy disfrutable.

Pero tiene un par de problemas que terminan por hacernos desconectar y porque al terminarla tengamos la sensación de que hemos visto un buen planteamiento llevado a medias (quizá una serie de televisión habría sido más acertada), como si no se hubieran querido arriesgar lo suficiente para darle a la película un digno final. Porque una de las peores cosas que tiene, es su final, atropellado, acelerado y con falta de mucha garra. Incluso a pesar de sus influencias a otras películas y de sus guiños, la película tiene muy buenas formas.

Y es que el guión de Orígenes secretos, escrito a cuatro manos por el propio director y por Fernando Navarro (guionista de la estimable Anacleto: Agente secreto (Javier Ruíz Caldera, 2015) o Verónica (Paco Plaza, 2017)) no es precisamente una maravilla. Tiene un problema, y es que todo sucede sin ninguna sorpresa alguna. Los personajes, bien trazados, la verdad, van resolviendo los enigmas sin apenas esfuerzo (como también pasa en las cintas del personaje de Robert Langdom), donde todo encaja, no hay errores, ni pistas falsas y donde todo el mundo sabe perfectamente de todo. Esa irrealidad terminar por convertir la historia es el simple desfile de escenas más o menos graciosas, en donde el espectador poco o nada tiene que hacer, salvo sentarse y ver.

Javier Rey y Antonio Resines.

Seguramente el objetivo de Orígenes secretos no sea hacer partícipe al espectador (al menos si no sabe mucho de cómics), pero en este tipo de productos siempre se agradece formar parte para que se pueda empatizar o simpatizar con los personajes y para que nos sintamos parte de la “investigación”, aquí no hay hueco para eso. Debajo de esa capa superficial, se esconden dos historias sobre personajes con pasados turbios, y con la necesidad de tratar de llenar el vacío que deja una pérdida. Por que en el fondo, todos siempre hemos querido ser héroes en algún momento de nuestras vidas, simplemente buscamos el momento para intentarlo.

Que los personajes secundarios sean mucho más llamativos que los protagonistas, tampoco dice nada bueno sobre Orígenes secretos. Y es que sucede en varias ocasiones, en donde los secundarios “roban” protagonismo a los principales, resultan más gracioso.

La elección de Javier Rey (que también investigaba asesinatos en El misterio de la ciudad blanca (Daniel Calparsoro, 2019) o a quien hemos visto en series como Fariña o Velvet Colección), quizá no haya sido muy acertada. A nivel expresivo y físico, el actor da bastante la talla, como un policía marcado por su pasado, serio y al que los cómics no importan, pero en muchas partes de la película, sus diálogos resultan forzados (ignoro si esto es buscado o no).

Orígenes secretos es una cinta entretenida, pero con un guión poco acertado, donde no hay sorpresas. Los personajes son graciosos, pero en muchos momentos da sensación de impostura por su parte y eso resta la supuesta gracia que pueda haber. A pesar de eso, la película es bastante disfrutable.

¿Por qué no se estrenó en cines?

La película se tenía que haber estrenado en cines el pasado mes de Junio (distribuida por Filmax), pero por la situación actual y las medidas del Gobierno referentes a la posibilidad de hacer estrenos en plataformas VOD, animó a los productores a aceptar la oferta de Netflix.

¿Cómo se puede ver?

Es una película que, hasta el momento, es exclusiva de Netflix y sólo puede verse ahí.

Ficha técnica

Guión
(sobre la novela de David Galán Galindo)
David Galán Galindo, Fernando Navarro
Dirección de fotografía
Rita Noriega
Música
Federico Jusid
Montaje
Leire Alonso, Martí Roca
Formato
2.39:1
Nacionalidad
España
Duración
96 min.
Distribución
Netflix
Más información

Comparte: