Skyfall ● 2012 ● USA-Reino Unido ● 2h 23min
★★★★★

Skyfall

Coincidiendo con el 50 aniversario del personaje que creará Ian Fleming, no es de extrañar que la historia de Skyfall toque un arco temporal del personaje tan amplio. Si nos atenemos única y exclusivamente a Bond, la respuesta es sencilla: era necesario una renovación de un personaje, y sobre todo de lo que lo rodea. Y era necesario no por nada malo, sino porque en los últimos títulos, la saga estaba muy anquilosada en tramas muy básicas, muy sencillas y una historia con más fuerza marcaría un antes y un después en una de las sagas cinematográficas más longevas.

Skyfall lleva a Bond de un polo a otro. Desde el olvido y la casi autodestrucción, hasta el resurgir de un héroe, el renacer de sus cenizas y el enfrentamiento a uno de los mejores villanos conocidos en la saga (en cuanto a personaje y, sí, en cuanto a interpretación). Dado que es un personaje con una apabullante puesta en escena (si no tenemos en cuenta la etapa Moore en sus inicios), Daniel Craig encaja, como viene siendo habitual desde el 2006 (Casino Royale (Martin Campbell)) en un papel que, aunque estereotipado, ha sabido amoldarse muy bien a los tiempos que le han tocado vivir.

Es hora de relevar al MI6. Tanto Bond como sus superiores, deben dejar paso a sangre nueva, pero hay alguien que parece interesado en que la despedida sea a lo grande. Bond deberá volver de su retiro para apretar el gatillo por última vez y cuidar a los que le rodean, sin duda, auténticos forjadores de su personalidad.

Reconozco mi pesar cuando supe que Sam Mendes se encargaría de la dirección. El británico ha demostrado una sobrada solvencia (si se me permite la redundancia) en el terreno dramático, con notables títulos (American Beauty (1999) o Camino a la Perdición (2002)). Pero tocar un género tan dispar como es el thriller de acción, quizá le venía grande. La sorpresa ha sido cuando se han desvelado sus posibilidades dentro de un género bastante trillado y que poco o nada parece innovar últimamente.

Y la tarea de Mendes era bastante importante. 50 años de un personaje que todavía sigue activo no es moco de pavo, y saber manejarte en un género prácticamente desconocido para ti, tampoco. Su dirección en Skyfall demuestra perfectamente que ha sabido manejar muy bien los elementos, ya no sólo los de la saga, sino los del género. Sin olvidarse, por supuesto, de los personajes que desde hace ya tiempo, han dejado de ser planos en la saga.

La importancia de elegir un buen reparto, nunca ha sido un problema para Mendes que, curiosamente, ha vuelto a trabajar con Craig desde la anteriormente citada Camino a la Perdición (2002) en donde ya se le tanteó su posibilidad de incorporarse a la saga. Tanto Craig, como Dench, Javier Bardem, Naomie Harris, Ralph Fiennes e incluso la aparición de Albert Finney (nótese el auténtico aura británico que rodea a la cinta, otro punto importante en un 50 cumpleaños) conforman un sólido cast que aporta lo necesario a la película para ser lo que es.

Podemos estar tranquilos, Skyfall no supone ningún atropello para la saga, sino todo lo contrario, una especie de “reboot” camuflado, muy bien presentado, rodado y contado, con un reparto muy correcto en el que afortunadamente no brilla nadie mucho más que nadie. Es posible que muchos echen en falta algunos elementos que han caracterizado a la saga, pero quizá sea un mal menor y el resto compense estas carencias.