Sweet Home
Sweet Home ● 2015 ● España-Polonia ● 1h 20min
”Un "slasher" tiene que ser algo más que buena ambientación.”
★★★★★






Comparte

El debut cinematográfico de Rafa Martínez, que procede del mundo del cortometraje, se llama Sweet Home, cinta que guarda alguna que otra pequeña perla que bien le podría servir a su director (y también guionista) para, en un futuro, lanzarse a proyectos algo más complejos e interesantes.

Vaya por delante que la premisa de Sweet Home, y en general muchos de los elementos que le rodean (incluido sus títulos de crédito), parecen sacados de la nostalgia, de la nostalgia de un director que ha apostado muy fuerte por una historia sencilla con escasos matices y con un corte muy clásico de cintas de terror de los ochenta y hasta incluso los noventa. Todo ello claro está, modernizado y con un especial interés y cuidado en la atmósfera. Pero un “slasher” requiero algo más que un bonito envoltorio.

Quizá una de las mayores pegas que le podemos poner a esta Sweet Home es su guión, ya no por los tópicos que tiene, algo que podemos pasar desapercibidos si estamos dentro de la historia, si no porque contiene algunas escenas olvidables y, hasta cierto punto, poco lógicas. Los personajes no generan demasiada simpatía con el público, eso sí, durante todo el metraje, aguantan como campeones todo lo que se les echa encima. A esto también tenemos que añadir que puede resultar algo confuso que al verla en su versión original, haya tramos en inglés y otros en castellano ¿por qué?, es algo que no queda explicado.

Ni la joven promesa Ingrid García Johnsson (que quizá es la que puede tener un pase), ni tampoco el resto del reparto, colman quizá, las expectativas que uno tiene tras ver el tráiler de la película, sin duda un instrumento muy útil a día de hoy.

Martínez, se ha propuesto, además, recalcar numerosos elementos de forma algo insistente, entre ellos la música, que en muchas ocasiones roza lo pesado y lo excesivamente marcado. Está bien que se quiera marcar acciones o escenas, pero en algún momento uno puede terminar algo cansado de tanto golpe de platillos.

Donde Sweet Home luce espectacular, es en su producción. La ambientación es impecable, la fotografía igualmente recalca con los tonos amarillos, la dejadez, el suspense y la incertidumbre de cada una de las escenas que vamos viendo. Todo este campo está muy bien construido para que la historia de la película vaya hacia adelante. Lástima que sea únicamente el punto fuerte de la película.

Rafa Martínez se ha estrenado de forma algo irregular, con un producto que, en su conjunto es flojo, pero que tiene algunos aspectos muy notables. Quizá en un futuro y con un guión algo más novedoso, si cuenta con buenos actores, estemos ante un nuevo punto de inflexión en el terror nacional. De momento. Toca esperar.