(David Bruckner, 2017)
The Ritual ● 2017 ● Reino Unido ● 1h 34min
★★★★★

The Ritual

Cuando todavía hay esperanza para el cine de terror.

Hoy en día, muchos relacionamos cine de terror con tópicos, algo que no pierde del todo sentido si nos ponemos a echar un vistazo a la cartelera, en donde este género tan antiguo como considerado uno de los pilares del cine, no abunda precisamente entre lo mejor que hay para ver.

Con el paso del tiempo, se ha convertido básicamente en un “género fórmula” más, como lo pueda ser el cine de acción, en donde se han explotado tanto los ingredientes que funcionan que al final, vista una vista todas. Muy de vez en cuando surgen algunos títulos que meten nuevas cosas y con ello refrescan un poco este género.

Estrenada fuera de los circuitos comerciales (no sabemos muy bien el motivo), Netflix apuesta por The Ritual (David Bruckner, 2017), una cinta que, sin traicionar este producto tan clásico, desgraciadamente no termina de cuajar totalmente como cinta de terror, aunque sí que conserva buenos elementos unidos a los orígenes de este género.

The Ritual nos cuenta la historia de un grupo de amigos, que tras la muerte de uno de ellos, deciden emprender un viaje por Suecia. Allí, se adentran en un tétrico bosque con la idea de atajar el camino establecido, pero una fuerte tormenta les obliga a refugiarse en una cabaña. A partir de ese momento, se sentirán perseguidos por una extraña fuerza que parece querer terminar con cada uno de ellos.

A simple vista, Bruckner no debería decepcionar en un género tan conocido para él como es éste. Director de La Señal (The Signal) (2007), o la también estrenada fuera de salas Southbound (2017), sabe perfectamente articular cada uno de los elementos que conforman una historia que crea tensión, desasosiego e intranquilidad. Son precisamente estos ingredientes los que hacen que The Ritual no sea como el cine de terror que tenemos prácticamente cada quince días en los cines.

Pero lo bueno no le dura a Bruckner que, tomando como base la novela de Adam Nevill, rápidamente logra diseminar todo lo bueno que había plantado, dejándonos una segunda mitad del filme, un tanto tosca, y en donde salen a relucir las costuras de la película. Una lástima cuando se había tirado más de una hora manteniendo al espectador pegado a la silla.

The Ritual huye de los elaborados efectos digitales tan de moda hoy en día, e incluso de la recreación sangrienta que parece que es lo único que atrae a las morbosas masas de espectadores, y se centra en dos aspectos que, personalmente, son mucho más interesantes.

Por un lado, los personajes. Todos ellos tan bien trazados como interpretados. Cada uno con una personalidad muy bien concebida que hace que entre ellos se vea química y se respire realismo. Liderados por Rafe Spall, sin duda es uno de los puntos fuertes de la película y demuestra que se puede atemorizar sin dejar de lado los personajes.

Por otro lado, su conflicto interno. Esto, que pudiera sonar un poco exagerado, es también lo que marca buena parte de la historia de The Ritual. No se olvida de a qué género pertenece, pero tampoco se quiere apartar demasiado de los personajes.

Desde luego, el guión escrito por un prácticamente desconocido Joe Barton, juega un elemento clave en la película. Eso sí, me vuelto a reiterar en que la segunda mitad del filme es menor que el resto. No sobra, simplemente el nivel baja considerablemente.

The Ritual es una interesante propuesta, liderada por un realizador que sabe perfectamente cómo moverse y qué teclas tocar y que además logra mantenernos atentos prácticamente todo el rato.

¿Por qué no se estrenó en cines?

David Bruckner no es Jame Wan, y ninguna de sus películas como director se han estrenado en el circuito español de salas, por lo que no resulta extraño que The Ritual saltase directamente al mercado doméstico.

¿Cómo se puede ver?

La única forma de poder verla es a través de la plataforma Netflix.