Todos lo saben
★★★★½
Sin ser perfecta, nos habla del pasado a través de personajes derrotados

Todos lo saben |(Asghar Farhadi, 2018)

El iraní Asghar Farhadi rueda su primera película en España y lo hace junto a nombres de notable presencia. El trío que reza en el cartel (Javier Bardem, Penélope Cruz y Ricardo Darín) conforman parte importante del retrato que el realizador ganador del Oscar por Nader y Simin, una separación (2011) quiere hacernos llegar a través de una truculenta historia, ambientada en un pueblo en donde nunca pasa nada, hasta que pasa.

Laura llega junto a sus hijos, para asistir a la boda de su hermana. Una reunión que consigue juntar a toda la familia, incluido su padre, un hombre ya mayor y que siempre ha soñado con que su familia esté unida, a pesar de las rencillas. Pero un incidente hace que todo se desbarate y salen a la luz restos del pasado.

Farhadi sabe muy bien manejar los tiempos en Todos los saben. La historia, poco a poco se va complicando, sin resultar exagerada ni monótona. Los personajes poco a poco se van desgranando, desnudándose ante el público, dejando a la vista sus miedos y afrontando lo que está por llegar con absoluta entereza y credibilidad.

Todos los saben se apoya muy bien en el guión del propio Farhadi, y cuenta además con un plantel de actores que reúne a lo mejor del panorama actual del cine español, además de la presencia de Ricardo Darín como marido de Penélope Cruz, en un papel tan inesperado como interesante y que parece aportar más misterio a la historia.

Y es que los personajes de la película llevan un duro pasado a sus espaldas, marcado por decisiones, sentimientos e incluso por el dinero. Es ese pasado el que va marcando el ritmo de la película, y son los personajes los que van deambulando entre éste y un futuro incierto que deja más de una incógnita sin resolver.

Todos los saben quizá pueda pecar de que le cuesta arrancar, pero también quizá tenga su justificación, y Farhadi lo hace aportando mucha más información a los personajes, dejando de lado datos innecesarios, y poco a poco deja migas en el camino para interesar al personal y que nos vayamos metiendo más en la historia.

La parte de thriller que pudiera tener también quizá sea algo que no termina de funcionar. Farhadi se esfuerza y mucho en crear tensión, pero no termina de funcionar del todo, hay más peso en el lado del drama que en el lado más desconocido de la historia. Al menos deja la oportunidad de que podamos aportar nuestra visión, gracias a la buena relación que la película plantea para con quien la ve.

Todos los saben es buen cine, muy bien interpretado por su trío protagonista. Empezando por la propia Penélope Cruz, en un rol sufrido (es verdad que se pasa más de media película llorando) pero bastante creíble. Javier Bardem, quizá más comedido, también está muy creíble como un hombre que lucha por algo que nunca podrá tener. Y cierra el triángulo el siempre efectivo, Ricardo Darín.

En un enclave tan árido como misterioso, junto a los actores, encontramos un sinfín de secundarios que soportan notablemente el peso de sus roles, interpretando personajes con veracidad y buen hacer. Eduard Fernández, Ramón Barea (soberbio), Bárbara Lennie, Elvira Mínguez, Inma Cuesta o José Ángel Egido, por poner algunos grandes ejemplos.

Todos los saben quizá resulta algo larga y estirada en su tramo final, pero supone una muestra más de que Farhadi es un cineasta capaz de recorrer el mundo, la psique humana y llenarlo de sensaciones. Es una historia sobre pasados, sobre secretos y sobre errores.