Torrente 5: Operación Eurovegas ● 2014 ● España ● 1h 45min
★★★★★

Torrente 5: Operación Eurovegas

Han pasado 16 años desde que Santiago Segura se lanzara a la dirección de largometrajes con un personaje de creación propia. Un policía que reunía una serie de cualidades (todas ellas muy detestables) y que a la vez jugaba con la comedia más absurda y escatológica que nos podamos imaginar, pero reflejaba, de alguna forma, la manera en la que mucha gente veía la sociedad. El resultado fue tal éxito que a día de hoy, hablamos de la quinta entrega de una saga que, aunque irregular en taquilla, sigue teniendo tirón.

José Luis Torrente sale de prisión en el 2018. Entonces, el proyecto Eurovegas (un complejo de casinos y hoteles en Madrid) ha salido adelante. Pero el policía no ha perdido el tiempo en prisión, prepara el que será su golpe definitivo, robar el único casino construido. Para ello contará con la ayuda de un grupo de personajes a cada cual más extraño.

Santiago Segura se ha vuelto a enfrentar a su personaje como sólo él sabe hacerlo, con humor y con riesgo. Un humor que ya todos conocemos, por lo que poco o nada nos va a sorprender en este aspecto. Y el riesgo siempre se plantea en la pregunta de ¿quiere la gente más Torrente? Aunque la respuesta fuera afirmativa o negativa, Segura vuelve a desarrollar una historia clásica del cine de acción, pero trasladada a nuestro terreno y, como no, marcada sobre todo por el humor, lo absurdo… y lo español.

Incluso Segura, se ha permitido el lujo de recordar algunos personajes de la primera película, con la idea de mantener cierta conexión entre todas las películas y refrescar así la memoria de muchos. Lo cierto es que ese “remember” queda en algo realmente anecdótico y con algunas escenas algo inservibles. Por otro lado, dentro del reparto, Julián López, Florentino Fernández o Carlos Areces, resultan un tanto desaprovechados, para lo que estamos acostumbrados a verlos en televisión.

Pero quizá estemos ante la cinta más floja de la saga (y eso que Torrente 4: Lethal Crisis (Santiago Segura, 2011) no fue precisamente un espectacular regreso), en donde los puntos cómicos se muestran demasiado reiterativos (el humor de siempre homofobo o machista). La película no tiene prácticamente descanso, esto se agradece, pero el guión empieza a desvelar unas cuantas faltas de imaginación, lo que nos lleva a tener diversos ¿ésto no salía en…?

Tomando como base el atraco a un casino, Segura ha construido una historia solvente (todo hay que decirlo) y que quizá con un humor algo más nuevo y renovado, podría haber marcado un nuevo hito dentro de la saga. Pero la comodidad y la más que buena aceptación del público de la serie de películas, hacen que la cinta se venda prácticamente sola.

Gracias a sus habituales cameos y, en esta ocasión, algunos puntos de crítica político-social, Torrente 5: Operación Eurovegas mantiene bajos sus niveles de “comedia made in spain”. Atrás queda la sencillez y la simplicidad de las anteriores entregas, algo que con Torrente 3: El protector (Santiago Segura, 2005) ya se empezaba a ver y que era lo que hizo única a la primera entrega. No sería malo si su uso fuera realmente ingenioso. Aquí apenas se molesta en innovar, va a tiro hecho y deja absoluta libertad a que tanto los rostros conocidos como los gags, hagan el resto del trabajo, algo que sin duda, pone en peligro a la saga.

Sabemos que a Torrente no le podemos pedir demasiado, pero si que al menos, la saga hubiese evolucionado en algunos aspectos, no únicamente en el “más grande todavía”. Cine sin miramientos, hecho porque se sabe qué va a vender y eso Segura lo sabe, es consciente y le gusta (por eso estamos hablando de la quinta película de una saga).

No hay mucho más que añadir a una cinta fácil, que despierta tanto carcajadas como bostezos de aburrimiento y reiteración, y que quizá en su tramo final es donde mejor se la pueda saborear. Pero en el resto, la cosa no da para muchas disertaciones.