Taken 3 ● 2014 ● Francia ● 1h 49min
★★★★★

V3nganza

Desaparece totalmente lo que hizo interesante a la primera.

Ya acostumbrado a lidiar con el éxito, el director y productor Luc Besson, sabe perfectamente que una buena cinta de acción depende de una serie de factores que harán que el público llene las salas y que, en términos de negocio, exista la posibilidad de hacer una secuela. Cuando estrenó Venganza (Pierre Morel, 2008) sabía perfectamente que colocar a Liam Neeson como héroe de acción era más que un reclamo. Lo malo es que estirar demasiado el chicle puede traer problemas.

El actor irlandés vuelve a encarnar a Bryan Mills, un experto en combate que vive tranquilamente en Los Ángeles. Separado de su mujer, todavía sigue viendo a su hija, a quien la protege a toda costa. Un día, alguien le intenta involucrar en un terrible asesinato, lo que le convertirá en un prófugo de la policía. Mills deberá utilizar sus habilidades para desenmascarar al asesino y probar su inocencia.

La alianza entre el guionista Robert Mark Kamen y Luc Besson, arrancó hace ya unos cuantos años, cuando el director francés gozaba de un imparable éxito en Hollywood. Fue el año de El quinto elemento (1997). Desde aquella ocasión ambos iniciaron una carrera juntos que les ha llevado por el éxito, con la saga de Transporter, protagonizada por el incombustible Jason Statham.

Mark Kamen y Besson regresan a la acción con esta tercera y última (por el momento) entrega de la saga iniciada hace unos años con un Liam Neeson en su salsa, sin desperdiciar ni un solo momento de acción en una saga que, con el tiempo, ha mermado su novedad para dejar paso a la acción más convencional. El relevo de Olivier Megaton en Venganza 2: Conexión Estambul (2012) no hizo más que adelantar lo que con esta V3nganza nos hemos dado cuenta, el chicle se ha estirado en exceso.

Una saga que comenzó con una espléndida trama, y que aquí se diluye en una historia sobre inocencias, crímenes y poco más, con escenas muy típicas y donde las sorpresas en el guión brillan por su ausencia. El conjunto de V3nganza no llega ni de lejos a la primera cinta, y consigue superar en puntuales momentos a la segunda entrega, algo que tampoco dice mucho a su favor.

La historia del héroe falsamente acusado y obligado a probar su inocencia, no es nada nueva. Tanto Mark Kamen como Besson lo saben y ni siquiera se molestan en renovarla. Han tomado la vía más rápida y nos regalan una cinta monótona, con partes de escaso interés y que llega únicamente a un entretenimiento mínimo en gran parte de su metraje.

La ténica en esta V3nganza, no es que favorezca tampoco a la película. Un apabullante montaje lleno de cortes, planos, contraplanos… en las escenas de acción, no sirven para dar rapidez o agilidad a las escenas, sino para cansar al personal, que perdido, ve como no se entera de nada en las escenas de acción, algo imperdonable en una cinta de este género.

Tanto Besson como Megaton, no han acertado en su planteamiento, y V3nganza termina por convertirse en una cinta de acción del montón, donde priman aspectos que nada sorprenden, donde la historia no llega a resultar rompedora y donde Neeson deja ver cierto hastío de su personaje (aunque como buen británico, lo camufla muy bien).

Cinta menor, con escaso interés y que prueba que a veces los churros no son lo suficientemente buenos como para repetir.